Nueva cuota anuncia Bank of America

Cobrará 5 dólares al mes por compras con la tarjeta de débito desde enero

Bank of America impondrá a partir del próximo año una cuota mensual de cinco dólares a los clientes que utilicen sus tarjetas de débito para realizar compras.

La nueva regulación bancaria, que se dio a conocer ayer, no afectará los retiros que se hagan a través de cajeros automáticos.

Betty Riess, portavoz del banco, explicó que la medida fue adoptada en respuesta al entorno financiero creado por la introducción de nuevas regulaciones federales, aludiendo a una enmienda contenida en la Ley Dodd-Frank, que entrará en vigor el lunes.

Esta reduce de 44 a 21 centavos los recargos que los bancos pueden hacer a los comerciantes en el procesamiento de las transacciones de tarjetas de débito, lo que potencialmente priva a los bancos de más de seis mil millones de dólares en utilidades.

Riess dijo que el banco enviará notificaciones por escrito a sus clientes cuando menos 30 días antes de que entre en vigor la cuota.

Agregó que ciertas cuentas corrientes especiales –premium– estarán exentas del pago, así como las denominadas Wealth Management/Merril Lynch y US Trust Clients.

Otros grandes bancos, incluyendo Wells Fargo y J.P. Morgan Chase, también están previendo -o aplican ya en forma experimental- recargos por el uso de tarjetas de crédito en ciertos estados.

“Esta cuota es otro ejemplo de que no existe tal cosa como una cuenta de cheques gratis. Al exceptuar sus cuentas especiales permiten que esta cuota recaiga sobre las espaldas de sus clientes de bajos ingresos, que ya están en dificultades por el peso de los recargos bancarios”, dijo Kristina Bedrossian, portavoz de California Reinvestment Coalition (CRC), una organización que aboga por la democratización del crédito, en reacción al anuncio del banco.

En cambio, la Federación Nacional de Negocios Minoristas (NRF) reaccionó culpando al gobierno federal de la cuota.

“Cada vez que el Congreso toma un paso para proteger a los consumidores, los bancos lo utilizan como excusa para elevar sus recargos”, dijo el vicepresidente principal de la asociación, Mallory Duncan.

Pero eso, acotó, no significa que el gobierno no deba crear leyes de protección al consumidor. Es la naturaleza del negocio de las tarjetas lo que le confiere una situación especial al asunto, según opina.

El senador Richard Durbin, el autor de la enmienda invocada por BofA para crear el recargo de cinco dólares, dijo ayer en un comunicado que ese banco “está tratando de encontrar nuevas formas para rellenar sus ganancias, perjudicando a sus clientes. Eso es evidente e injusto, y espero que sus clientes digan la última palabra”.

Según un estudio citado por Wall Street Journal, que dio a conocer la noticia de la cuota que empezará a aplicarse en enero, las compras que los clientes de Bank of America efectuarán este año rondarán los 260 mil millones de dólares.

Consumers Union (CU), la organización defensora del consumidor, hizo ver ayer que un buen número de bancos ofrece servicios de tarjetas de débito sin cobrar recargos.

“Hay montones de bancos y cajas de crédito que estarán ansiosos por captar nuevos clientes que están insatisfechos con las nuevas cuotas que los bancos están empezando a imponer”, dijo Norma García, gerente de la división de servicios financieros de esa organización sin fines de lucro.

Consumers Union aconseja a los clientes de los bancos que revisen cuidadosamente los informes de sus cuentas para detectar si les están cobrando nuevos recargos.

Si están insatisfechos con un nuevo recargo, recomendó, deben quejarse al banco. También deben preguntar qué otras opciones de cuenta ofrece, ya que es posible que algunas les resulten más favorables.

Diversas cuotas, dice CU, son creadas en calidad experimental para ver si los usuarios las toleran.

Existen bancos que suprimen los recargos si la personas optan por hacer depósito directo de sus cheques de salario o mantienen un saldo mínimo.