Roban fondos a Congresistas

Fiscales federales dicen que fueron desviados decenas de miles de dólares

(AP). – Reguladores de California ordenaron ayer a la compañía relacionada con la desaparición de miles de dólares de fondos de campaña, que dejen de proveer servicios de contabilidad de inmediato, luego que las autoridades descubrieran que la firma no tiene licencia ni tiene contadores certificados.

La compañía Durkee & Associates, cuya sede esta en Burbank, administraba los libros de contabilidad de candidatos demócratas y comités políticos, y en su página web se promocionaban como “contadores expertos” en campañas políticas.

Pero la Junta Estatal de Contabilidad les advirtió en una carta que la compañía podría enfrentar multas a no ser que deje de promocionarse como profesionales de contabilidad, porque ni la compañía ni sus empleados tienen licencia.

“Les pedimos que cesen esas actividades de inmediato”, dijo la junta.

La congresista demócrata de California Susan Davis, había dicho que la “habían robado”, al detallar las pérdidas que sufrió su campaña, a manos de dicha empresa.

En una carta dirigida a sus colaboradores, Davis explicó que su campaña fue saqueada por alrededor de $ 250,000 y culpó a Kinde Durkee, una contadora cuyos clientes incluían a la senadora Dianne Feinstein y decenas de otros políticos de California.

La campaña de Feinstein, que el 30 de junio tenía un saldo en efectivo de $5 millones ha sufrido pérdidas, pero va a tomar tiempo determinar cuánto , dijo el asesor de campaña Bill Carrick. Durkee tenía mezclados los fondos de los clientes, por lo cual es difícil determinar qué dinero fue a dónde. “Esta es una situación extraordinariamente compleja”, dijo Carrick. “Nadie sabe realmente lo que pasó”.

El abogado de Durkee, Daniel Nixon, no respondió de inmediato a un mensaje telefónico en busca de comentarios.

Según la queja federal presentada a principios de este mes, Durkee tenía autoridad sobre más de 400 cuentas bancarias, incluidas las campañas políticas.

La denuncia señala que los investigadores encontraron que importantes sumas de dinero eran colocadas habitualmente en las cuentas de la empresa de la contadora o canalizadas a otras campañas, cuando se planteaban sospechas de pérdida de dinero.

Davis dijo a sus seguidores que los informes de la Comisión Federal Electoral reflejan con exactitud sus contribuciones y gastos, pero que Durkee reportaba saldos falsos de las cuentas de la campaña.

Davis, que ha sido congresista durante seis términos en un distrito de mayoría demócrata, intentó tranquilizar a sus seguidores en un correo electrónico fechado el sábado y difundido ayer. “Si hay algo positivo en todo esto, es que aunque muchos de sus clientes perdieron prácticamente todo, nosotros teníamos una cuenta de reserva para los gastos operativos a la cual ella no tenía acceso”, escribió la congresista.

Los fiscales federales dicen que Durkee desvió cerca de $ 700,000 de un candidato de California para pagar sus tarjetas de crédito, una hipoteca y las facturas comerciales.

Una de las quejas describe como, en 2010, Durkee usó furtivamente el dinero de la campaña del asambleísta estatal José Solorio para pagar una serie de deudas de las tiendas Costco destinadas al cuidado de su madre que vive en un centro de asistencia.

Lauren Horwood, una portavoz de la oficina del fiscal de EE.UU. en Sacramento, dijo que se espera que se presenten aun más cargos.