Secuela fétida de los Panamericanos

Alcaldía de Zapopan acusa al comité de contaminación con aguas residuales

GUADALAJARA, México (EFE).- El ayuntamiento de Zapopan, municipio donde está la Villa Panamericana de Guadalajara 2011, acusó ayer al comité organizador de verter aguas residuales a una zona protegida.

De acuerdo con la denuncia ante las autoridades ambientales de México, la capacidad de las plantas de tratamiento fue rebasada por lo que se procedió a “verter aguas sanitarias residuales a la zona natural protegida” del bosque La Primavera, que rodea la villa.

La Villa recibió a 6.003 atletas y a sus delegados durante los Juegos Panamericanos de Guadalajara que terminaron el 30 de octubre pasado.

En su denuncia, Zapopan argumentó que las descargas efectuadas desde los primeros días de actividad de la villa traerían “daño inminente al equilibrio ecológico y riesgos a la salud pública”.

Las inspecciones constataron que las plantas de tratamiento funcionaban “en un veinte por ciento de su capacidad y el excedente se vertió a un cauce natural y a la canaleta de agua pluvial”, incumpliendo las normas ambientales, explicó.

Zapopan determinó la clausura de las dos plantas existentes en el edificio, construido con una capacidad de no más de 3.000 habitantes.

El coordinador de infraestructura del comité organizador, Hugo Rodríguez, negó que haya un daño ecológico pues el terreno cercano a la villa “no es bosque sino una superficie plana adecuada a los causes pluviales”. El gobierno del estado minimizó el asunto: “Es un mal manejo por parte de la administración de la Villa”.