Sheriff otra vez bajo mira de la ACLU

Alegan que falla en la forma que protege derechos de los ciudadanos

Para la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), el Departamento del Sheriff de Los Ángeles está fallando en su responsabilidad de proteger los derechos de los ciudadanos.

Primero al defender el programa Comunidades Seguras que promueve el perfil racial, luego por su negligencia en los casos de abuso en las cárceles y ahora al considerar como sospechosos de terrorismo a fotógrafos que hacen su trabajo en la vía pública.

“Tenemos preocupaciones serias con el comportamiento del alguacil, por el tratamiento a personas que son inmigrantes o que se sospecha que son inmigrantes, por el trato a personas encarceladas, son temas que necesitan de su atención completa y a nosotros nos parece que no se ha enfocado”, dijo Héctor Villagra, director de ACLU en el Sur de California.

La más reciente queja en contra del Departamento del Sheriff es la demanda judicial que ayer interpusieron tres fotógrafos por la supuesta violación de sus derechos civiles al estar ejerciendo su trabajo en la vía pública.

Greggory Moore, fotoperiodista del Long Beach Post, forma parte de la demanda que señala que en junio pasado un grupo de ocho alguaciles lo rodearon, le quitaron la cámara y empezaron a esculcarlo porque estaba en la calle, frente al edificio de una corte federal, tomando fotos a automovilistas que utilizaban el teléfono celular.

Peter Bibring, abogado del ACLU que presentó la demanda, indicó que lo detener personas que se fotografían en la vía pública es una práctica común por parte de los agentes del Sheriff.

“Sabemos que el Departamento del Sheriff tiene un programa llamado ‘Reportando Actividades Sospechosas’ que identifica comportamientos que deben ser reportados como potenciales actos terroristas”, dijo Bibring. “Y fotografiar es uno de esos comportamientos que supuestamente indican actos de terrorismo”.

Sin embargo, recalcó el abogado de la ACLU, el tomar fotografías no es un crimen y está protegido bajo la Primera Enmienda, por lo que los alguaciles están violando la Constitución al detener y registrar a personas que no están haciendo nada malo.

Shawn Nee también es parte de la demanda, quien comentó a él lo detuvieron por estar tomando fotos frente a la estación del Metro de Vineland, en pleno Paseo de la Fama, donde miles de turistas acostumbran a tomar fotografías.

“No necesitan violar la constitución para mantenernos a salvo”, mencionó Shane Quentin, el tercer demandante.

En los documentos de la corte también aparece como demandante la National Photographers Rights Organization.

En medio de las múltiples acusaciones, recientemente la ACLU solicitó la renuncia del sheriff Lee Baca, quien respondió que no dejará el cargo.

Un vocero del Departamento del Sheriff dijo que no tenía conocimiento de la nueva demanda.

“Si le tenemos que dar una certificación”, agregó Héctor Villagra como director de la ACLU, “el Sheriff está fallando, está fallando completamente”.