Con tranquilidad en comicios locales

En algunas ciudades, además de elegir cargos del gobierno local, se votaban nuevas medidas

Más de 1.6 millones de votantes estaban ayer llamados a sufragar en 19 ciudades del condado de Los Ángeles para elegir a concejales, alcaldes, tesoreros, secretarios y miembros en juntas de educación en unos comicios que no desentonaron con las elecciones municipales del pasado.

Entre ellos estaba el puesto del Distrito 15 de Concejo Municipal de Los Ángeles que se disputaron 11 candidatos para sustituir a la ahora congresista Janice Hahn.

En algunas ciudades hubo también medidas a votar, como en Maywood, donde dos proposiciones buscaban que los puestos de tesorero y secretario municipal sean designados por la ciudad en lugar de elegidos por los votantes como hasta ahora.

“Lo que quieren hacer es lo mismo que en México, poner a la gente a dedo en lugar de que la elija el pueblo”, comentó Juan Ayala, quien después de votar en el Centro Comunitario de Maywood se quedó por varias horas “vigilando” sentado fuera de la sala de casillas para comprobar que no hubiera ninguna anomalía.

En ese lugar apenas habían votado unas 150 personas a falta de cinco horas para cerrar las casillas, de entre unos 3,500 que había en la lista de registrados.

“En las elecciones presidenciales vino tanta gente que hasta se nos acabaron los libritos”, dijo Jesús Espinoza, quien ayer fue voluntario en la mesa de votaciones y señaló que en las elecciones locales no hay muchos residentes que se animen a votar.

“Un votante llegó aquí y cuando le dije que le correspondía votar en la iglesia de enfrente dijo que ya no podía porque se le hacía tarde, y eso que está cruzando la calle”.

“Yo creo que la gente no viene a votar por un lado porque no hay candidatos buenos y por otro porque los que están no tienen nada bueno que ofrecer”, comentó por su parte Crisóforo Castro, quien llegó a las urnas en bicicleta.

La mayoría de votantes que pasaron por ese lugar fueron adultos de edad avanzada.

“Yo siempre ando tratando de jalar a mis hijos para que vengan a votar, pero nunca quieren”, comentó Armando Salgado. “Dicen que para qué, si no se gana nada con eso”.

“Es increíble que quienes hemos nacido fuera nos preocupemos más por elegir a nuestros representantes que los mismos jóvenes que han nacido aquí. Yo solo por eso me hice ciudadano”.

Pero no todos los jóvenes piensan igual. Josep Padilla, de 21 años, llegó subido a su patineta con los audífonos en la oreja para votar por sus candidatos de preferencia. Sufragó con las ideas claras.

“Creo que es una responsabilidad que tenemos todos. Se supone que tenemos que apoyar a los que mejor creemos que van a hacer un trabajo por nuestra comunidad. Yo por eso desde que puedo siempre vengo a votar”.

Como es habitual en este tipo de jornadas, no faltaron los casos donde algunos votantes tuvieron que emitir una boleta provisional y otros que se equivocaron de lugar. Uno de ellos llegó reclamando que siempre había votado en el Centro Comunitario de Maywood, sin saber que ahora tenía que hacerlo en una iglesia.

“Con los recortes ha habido cambios y ahora hay menos sitios donde se vota. Por eso algunas personas pueden tener que ir ahora a un lugar distinto al que estaban acostumbrados a venir a votar”, dijo Leticia Gómez, quien presidió la mesa de votaciones, y para quien comparado con otras elecciones municipales ayer llegaron más personas a sufragar.

“Creo que es porque hay más gente que se ha hecho ciudadana”.

Otro votante tuvo que aclarar quién era en la lista de electores registrados ya que su nombre aparecía repetido, pues un hijo y un nieto se llamaban igual que él.