No hay fondos para lucha antipandillas

Fiscalía estatal anuncia su retiro de la mayoría de grupos de trabajo

SACRAMENTO, California

El Departamento de Justicia del Estado ha notificado a agencias locales y federales encargadas del cumplimiento de la ley que el año que viene terminará su participación en dos tercios de los 52 grupos de trabajo para la lucha contra la droga y las pandillas debido a recortes presupuestarios.

Larry Wallace, jefe de la División de Cumplimiento de la Ley del departamento dijo a The Associated Press que el estado mantendrá en funcionamiento 18 grupos de trabajo usando dinero federal. No está claro si los otros 34 podrán continuar sin el liderazgo del estado.

La Fiscalía General comunicó el miércoles a AP la lista de los equipos que corren riesgo.

“Pronto sabremos cuáles continuarán y cuáles no”, dijo Wallace.

Agencias locales y federales que participan en los grupos fueron notificadas en los últimos días y todavía están asimilando la noticia, dijo.

El Departamento de Justicia inició los grupos especiales en 1976 para coordinar esfuerzos de cumplimiento de las leyes estatales, federales y locales. El mes pasado AP informó que la Fiscalía estaba considerando la posibilidad de una reestructuración importante para hacer que los delitos cibernéticos y de cuello blanco fueran su prioridad después de recortes de presupuesto estatal de este año dirigidos a unidades que hacen énfasis en pandillas y drogas.

La fiscal general Kamala Harris está presionando al gobernador Jerry Brown para obtener más dinero o flexibilidad para lidiar con un recorte de 71 millones de dólares en el presupuesto del Departamento de Justicia en los próximos dos años.

A menos que las perspectivas del presupuesto cambien, el departamento despedirá a unos 170 agentes y 25 a 30 empleados civiles el próximo año, dijo Wallace. Los encargados de los grupos especiales estarán entre los afectados, aunque los empleados con más antigüedad tienen preferencia y podrían obtener otros empleos.

Se combinarán algunos equipos especiales regionales existentes y se creará al menos un nuevo equipo especial -en el Condado de Tulare- para cumplir una promesa hecha por Harris, dijo el miércoles el portavoz Michelle Gregory. Durante una reunión en mayo con autoridades locales del orden público, Harris se comprometió a crear el Grupo de Trabajo para Pandillas del Condado de Tulare, pero eso fue antes de que los legisladores recortaran el presupuesto de su departamento.

En el presupuesto aprobado por los legisladores y firmado por Brown, la Oficina de Cumplimiento de Narcóticos, que dirige los grupos de trabajo, y la Oficina de Investigación e Inteligencia, serán prácticamente eliminadas. Las dos oficinas llevan la peor parte, ya que se financian principalmente a través del fondo general del estado, que ha absorbido decenas de miles de millones de dólares en recortes desde que comenzó la recesión.

Wallace dijo que el Departamento de Justicia tuvo en cuenta el registro de lucha contra el crimen de cada grupo de trabajo, su ubicación geográfica y la concentración de la delincuencia en su región antes de decidir los 18 coordinadores de equipos que se mantendrían y cuáles se eliminarían. La lista de posibles cierres se extiende por todo el estado e incluye equipos en zonas rurales y urbanas.

“No hay ningún recorte que se haya hecho que alguien no esté intentando revertir”, dijo Gil Durán, portavoz de Brown.

Dijo que Brown, quien fue fiscal general antes de presentarse para el cargo de gobernador el año pasado, luchó duro para evitar profundos recortes en el presupuesto.

“Los republicanos bloquearon la mejor solución, que era permitir que la gente votara, de manera que debimos tomar decisiones duras”, dijo Durán, refiriéndose a la fracasada propuesta de Brown de someter a votación una serie de impuestos.

Un legislador estatal cuyo distrito incluye tres de los grupos de trabajo que podrían perder supervisión estatal criticó la decisión.

El senador Ted Gaines, republicano de Roseville, cuyo distrito incluye los grupos de trabajo en los condados de Amador, El Dorado y Placer, dijo que el momento es particularmente malo, porque el estado está desplazando a miles de criminales de poca importancia a la jurisdicción de los condados, también debido en parte a recortes presupuestarios.

“Creo que se va a crear un descarrilamiento. Tiene que haber un mejor enfoque para mantener a nuestros ciudadanos seguros en California”, dijo Gaines.

Es demasiado pronto para decir si parte del dinero podría restablecerse en el presupuesto que Brown propondrá en enero, dijo H.D. Palmer, portavoz del Departamento de Finanzas.

Autoridades de agencias de orden público locales y federales han dicho que los grupos de trabajo son esenciales en la lucha contra drogas, pandillas y otros delitos, especialmente en las zonas rurales del estado donde los presupuestos de los gobiernos no son suficientes y las agencias encargadas de hacer cumplir la ley son relativamente pequeñas.

Cindy Bachman, portavoz del Departamento del Sheriff del Condado de San Bernardino, dijo que su agencia está estudiando maneras de mantener los esfuerzos para perseguir a los traficantes de drogas a pesar de la pérdida de supervisión del estado. Probablemente eso signifique que su departamento compartirá el costo con la ciudad de Montclair, que también participa en el Grupo para Narcóticos del sector occidental del Condado de San Bernardino.

“El cumplimiento de las leyes contra narcóticos continuará en la zona, y el equipo seguirá activo”, dijo Bachman. “Es un costo adicional que muchos de nosotros no podemos pagar, realmente, pero es un costo absolutamente necesario”.