Padres educados

La semana pasada se graduó la séptima generación de padres participantes en el Curso para Padres Eficaces que ofrece desde hace tres años este Consulado General. En este curso, 30 padres de familia recibieron su certificado de conclusión y durante la clausura tuve la fortuna de constatar la esperanza y el compromiso de estos padres por trabajar a favor de sus hijos. Este curso sin duda es uno de los mejores programas que tiene este consulado para apoyar a los padres de familia que han perdido de manera temporal la custodia de sus hijos y que son requeridos por la Corte Juvenil a tomar este tipo de cursos.

Además de apoyar a los padres en el cumplimiento de este requisito mandado por una corte, al platicar con ellos y preguntarles sobre la manera de mejorar este curso, me topé con la respuesta: “nada, aquí los que tenemos que cambiar somos nosotros”. Su respuesta me confirmó que estamos ofreciendo un servicio de utilidad y sobre todo, que estamos contando con más familias dispuestas a generar relaciones positivas y saludables.

También, su respuesta indica que hubo crecimiento entre estos padres. Con lo aprendido en el curso tendrán mejores posibilidades de crear círculos virtuosos donde los hijos también estén motivados y que de la mano de los padres sepan que en la educación está la puerta hacia un mejor futuro.

Otro dato que quisiera compartirles es que de la generación graduada, algunas familias eran de origen centroamericano. Con ello quiero decirles que este tipo de programas están abiertos a todos los miembros de la comunidad. A esas familias y a usted lector les invitamos a tomar ventaja de la información que se ofrece en la Ventanilla de la Educación y en la Ventanilla de Salud. Nuestro objetivo es presentar opciones que nos permitan empoderar a la comunidad y apoyarles en alcanzar sus proyectos.

Si bien no existe una carrera que nos enseñe la profesión de padres, estos cursos son de gran ayuda para conocer más sobre la importancia de nuestro papel en la familia. Así, en cada conclusión de curso nos alegramos porque constatamos que cada vez hay más padres dispuestos a esforzarse por darle opciones y esperanza a sus hijos. ¡Muchas felicidades!

Me puede hacer llegar sus comentarios a: dfigueroa@sre.gob.mx