PAN luchará sin alianza por la Presidencia

PRI y PRD han pactado ya con otros partidos para elección de 2012

MÉXICO, D.F.— El oficialista Partido Acción Nacional (PAN) irá solo a la contienda presidencial de 2012 en la que se prevé una ardua lucha electoral contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que busca recuperar la Presidencia de la República que perdió hace más de una década y para la cual se prepara con sendos pactos.

Al vencer ayer la fecha marcada para el registro oficial de coaliciones ante el Instituto Federal Electoral (IFE), el PRI hizo pública la alianza Compromiso por México con el Partido Verde Ecologista (PVEM) y Nueva Alianza.

Su candidato se elegirá entre el favorito a las encuestas Enrique Peña Nieto, exgobernador del Estado de México (2005-2011), y el senador Manlio Fabio Beltrones.

“Las dos fuerzas políticas con las que se alió el PRI suelen ser subestimandas, pero lo cierto es que entre las dos le pueden otorgar un plus de cinco puntos al tricolor”, apuntó el analista político Jorge Fernández Menéndez, uno de los más respetados en el tema nacional.

Los partidos de izquierda conformaron el Partido Frente Amplio Democrático en un convenio de coalición que llamaron Movimiento Progresista para participar en los comicios federales 2011.

Así, los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) llevarán a Andrés Manuel López Obrador por segunda vez a las urnas. En 2006 perdió por un margen de 0.56% ante el panista Felipe Calderón.

El PAN se quedó sin alianza. Contenderá en solitario para las elecciones federales del 1 de julio de 2012 en las que además de la Presidencia está en juego el Congreso con 500 diputados y 128 senadores.

En las contiendas estatales y municipales se definirán las coaliciones según convenga a los partidos en cada región. Para renovar gubernaturas, congresos y alcaldías irán a las urnas Jalisco, Distrito Federal, Morelos y Guanajuato; en Campeche, Colima, Estado de México, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora sólo habrá cambio de legislativo y presidencias municipales.

El líder de los senadores panistas, José González Morfín, se dijo confiado de su partido. “No nos atemorizan las alianzas”, dijo. “Será la ciudadanía la que determine quién será el próximo presidente de la República”.

El partido que ha gobernado México durante los últimos dos sexenios libra actualmente el desafío de definir su candidato presidencial entre tres cartas fuertes: Ernesto Cordero, delfín de Calderón; Josefina Vázquez Mota, que encabeza las tendencias entre la militancia, y el senador Santiago Creel.

Según el analista Fernández Menéndez esta indefinición podría desgastarlo: “El panismo, viendo sus propios números y el de sus tres aspirantes, tendría que tener ya claro para quién será la candidatura”.

En este aspecto, los izquierdistas dieron un paso adelante con una encuesta que definió a López Obrador y el alineamiento de su contrincante Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del Distrito Federal.

“Aunque actualmente se encuentra en tercera posición, la unidad puede ayudarlos a hacer una elección tripartidista y posicionarse así con más fuerza”, resaltó Nicolás Loza, director del posgrado en Investigación de Competencias Electorales y Procesos políticos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Entre los priistas la decisión parace más clara. Beltrones ha dejado entrever su retiro para abrir paso a Peña Nieto que ya arrancó maquinaria -incluso en Estados Unidos, con una gira por Washington- para promoverse y levantar aún más su popularidad.

Con cara electoral, ayer se aprobó en el Estado de México una ley que promovió el gobernador priista Eruviel Ávila para saldar las múltiples críticas que sobre feminicidio tuvo su antecesor y se dio luz verde a la prisión vitalicia para los asesinos con este perfil.