Metro marginó a los pobres

Violó sus derechos y de los que no hablan inglés: FTA

La Administración Federal de Transporte (FTA) encontró que Metro –institución que administra el servicio de transporte público colectivo en el Condado de Los Ángeles- discriminó en contra de comunidades pobres y que no hablan inglés.

En un reporte dado a conocer ayer, la FTA hizo una revisión del cumplimiento de los derechos civiles y llegó a la conclusión que Metro no cumplió por completo los reglamentos y las normas federales cuando realizó cambios a las rutas de autobuses y a los precios del pasaje.

Utilizando un lenguaje muy complejo, el reporte federal indica que Metro cortó servicios –líneas de autobuses- sin hacer un análisis sobre el impacto en las comunidades a las que sirve y sin explicar el motivo del recorte.

Las normas federales también establecen que la información sobre los servicios que ofrecen las agencias de transporte público, estén disponibles en la mayoría de lenguajes de sus clientes. La agencia está obligada a proveer la información en un idioma diferente si por lo menos el 5% de sus clientes hablan dicho idioma.

Mark Littman, portavoz de Metro, aseguró que ya tienen un plan que establece la forma en que cumplirán con las exigencias que establecen los Derechos Civiles.

“Si abrimos una línea nueva tenemos que saber qué efecto tendrá… también si cortamos una línea o si aumentamos el pasaje, estamos obligados a realizar un estudio sobre el impacto”, dijo Littman.

Además, Metro planea buscar los servicios de un consultor para analizar la forma en que se pueden comunicar con el segmento de población que habla otro idioma que no sea inglés o español. En Los Ángeles se hablan alrededor de 90 lenguajes diferentes.

“Es un reto cuando hay tantos idiomas que se hablan en diferentes partes del condado… tenemos que ver cuál es la mejor forma de comunicarnos con estas comunidades que utilizan el servicio de autobuses en zonas específicas”, manifestó Littman.

Este reporte forma parte de un estudio que elaboró la FTA sobre 30 agencias de transporte público a nivel nacional.

Sunyoung Yang, organizadora del Sindicato de Pasajeros de Metro, aseguró que aunque el reporte forma parte de un estudio más grande, responde a quejas específicas que el sindicato interpuso ante la FTA.

“En marzo del presente año nos enviaron una carta asegurando que muchas de nuestras preocupaciones sobre la forma en que Metro estaba operando, serían parte del reporte de Derechos Civiles”, aseguró Yang.

Yang dijo que Metro ha cortado un millón de horas de servicios de autobuses en zonas de bajos ingresos en los últimos cuatro años, a pesar que el presupuesto de la institución incrementó en un 52%.

“El reporte federal indica que Metro recortó servicios a pesar que dejaría sin transporte a muchas personas en las comunidades de bajos ingresos”, dijo Yang.

Yang dijo que en el 2008, Metro recortó la línea de autobús rápida 711 que recorría la zona de la avenida Florence. En el 2009, la agencia local recortó las líneas rápidas 753 (avenida Central) y 715 (bulevar Manchester).

La línea de autobús 305 que conecta a Watts y sur de Los Angeles con el oeste de Los Angeles –principalmente la zona de UCLA, en donde hay fuentes de trabajo- fue cortada este año, aseveró Yang.

“Creemos que este es un caso visible de discriminación”, subrayó Yang. “Lo peor es que Metro se ha negado a explicar el por qué de los recortes”.

El plan de acción de Metro debe ser implementado a más tardar para marzo del 2012.

Todos los cambios al servicio de autobuses que esta agencia local había propuesto quedaron suspendidos hasta nuevo aviso.