El año de J.R. Martínez

Primero ganó 'Dancing with the Stars', y ahora es el gran mariscal del Desfile de las Rosas
El año de J.R. Martínez
J. R. Martínez trabajó tres años en una serie de televisión a pesar de que nunca había tomado clases de actuación.
Foto: Tournament of Roses

La vida de José René Martínez está llena de momentos difíciles, pero también de inspiración.

Con quemaduras de tercer grado en más del 40 por ciento de su cuerpo, el exsoldado salvadoreño, mejor conocido como J.R. Martínez, inicia el 2012 como el Gran Mariscal del Desfile de las Rosas, que se efectúa hoy en Pasadena.

“Es un gran orgullo. Yo siempre dije: ‘Yo quiero ser un orgullo latino'”, dijo emocionado Martínez a unas horas del comienzo del famoso desfile de año nuevo, que lo forzará a estar parado sobre una carroza por varias horas saludando al público durante la travesía.

Su nombramiento para ser parte del popular evento anual fue, dijeron los organizadores, precisamente ser un ejemplo a seguir.

Aunque ahora goza de las mieles del éxito y del reconocimiento popular por su triunfo en el show Dancing with the Stars, Martínez sobrevivió momentos dolorosos.

Hijo de una inmigrante salvadoreña, María Zavala, J.R. nació en Shreveport, Louisiana, y creció lejos de su familia materna, incluso de su hermana Consuelo. El español fue su primer idioma y todavía lo habla por su madre. “Mi mamá me dijo: ‘No, no, no se te va olvidar el español’, y le agradezco”, dijo sonriente.

En la preparatoria en Georgia, jugó futbol americano hasta que una herida lo dejó fuera del terreno de juego y de su meta de jugar este deporte a nivel profesional.

Tras graduarse, Martínez se enrroló en el ejército y en septiembre del 2002 inició su servicio en el ejército. Esto lo llevó a servir en Irak, donde una llanta del vehículo militar, conocido como humvee, tocó una mina terrestre y él quedó atrapado dentro del vehículo. La explosión le provocó las serias quemaduras que ahora son tan visibles en su rostro y cabeza.

“Me pasó tan joven, a los 19 años, y ese accidente me cambió la vida. Pero no fue algo [malo], fue una bendición. Si no, yo no estuviera en este mundo. Lo que importa es lo que llevas dentro”, dijo quien ahora tiene 28 años.

Lo que para muchos sería una desgracia, Martínez lo considera una fortuna, con lo que minimiza los casi tres años que estuvo hospitalizado y los más de 30 procedimientos médicos que incluyeron crujías cosméticas e injertos de piel.

“El accidente me cambió la vida; mucha gente me reconoce, soy un hombre mundial. Para mí lo importante de todo esto es ayudar a la gente, ser un ejemplo de que sí se se puede no solo con palabras sino con acción”, aseguró.

Añadió que su madre fue la fuerza que necesitó para salir adelante después del accidente en Irak, ya que ella pasó por momentos difíciles en su país y como inmigrante en Estados Unidos y estuvo con él durante su recuperación, ayudándole a aprender de nuevo cosas, como caminar.

Esa manera tan positiva de ver la vida lo llevó hasta la actuación al convencer -sin haber tomado una clase de arte-, a los productores de la serie de televisión All My Children de que él era el candidato perfecto para personificar al soldado Brot Monroe. Este rol que originalmente sería de tres meses inició en el 2008 y terminó tres años después, cuando la última emisión de esa telenovela de habla inglesa terminó en septiembre.

En ese mismo mes Martínez comenzó a competir en el concurso de televisión Dancing with the Stars junto a una coreógrafa profesional. “Es puro bailar; hay estrés pero uno tiene que calmarse. Siempre me divertí”, afirmó quien desde el inicio mostró su potencial en la pista de baile y que terminó ganando en noviembre.

El 2011 le dejó grandes satisfacciones pero este 2012 no será menos importante.

En este año será padre por primera vez de una niña programada a nacer en abril. Además, planea escribir un libro y seguir dando pláticas para motivar a miembros de organizaciones, a veteranos como él y a estudiantes.

“Quiero que la gente que me vea o me escuche siga adelante, que no se conformen con tener un trabajo, que aprendan inglés… yo crecí sin papá, con mamá soltera y miren dónde estoy”, comentó orgulloso.

El también actor está abierto a recibir ofertas de trabajo en series de televisión o películas y no descarta la idea de incursionar en las telenovelas en español, género al que su mamá lo acostumbró a ver mientras estaba hospitalizado.