Un incendio no provocado

Alarma en hogar de Eagle Rock levanta sospechas; son descartadas
Un incendio no provocado
Bomberos no tardaron en sofocar las llamas en el hogar de la calle Yosemite en Eagle Rock.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Un reporte de incendio en un hogar de Eagle Rock ayer por la mañana despertó sospechas de acto criminal -tras la reciente racha de incendios provocados en la ciudad que culminó con el arresto de un individuo- pero las sospechas fueron descartadas una vez se investigó el incidente.

A las 11:25 de la mañana, el cuerpo de bomberos de la estación número 42 de Eagle Rock recibió una llamada de emergencia. Una casa se reportó en llamas en el 2139 de la calle Yosemite. Se advirtió de una persona lastimada, que resultó ser Ernest Tamayo Junior, hijo del propietario de la casa, quien no tuvo heridas de gravedad.

Treinta minutos bastaron para que el cuerpo de bomberos sofocara el incendio y pasada la 1:00 p.m. arribó el oficial Michael Neu, investigador de incendios provocados de la Policía de los Ángeles.

Neu aclaró que el siniestro no mostró indicios de haber sido provocado. Pero añadió: “Ante la serie de incendios provocados estamos investigando todo incendio, aunque este no parece ser el caso”.

Tamayo, que habita la residencia desde que en 2008 fuera adquirida por su padre, dijo no conocer el motivo del incendio y que solo oyó crujidos de madera que lo alertaron a salir de la vivienda.

Los daños a la vivienda de Tamayo fueron parciales, principalmente en la cochera. El monto del daño estaba siendo calculado ayer, pero la propiedad está valorada en cerca de 390,000 dólares y cuenta con seguro contra incendios,

Un vecino de la zona, identificado como Carlos Pérez, dijo sentirse sorpendido del evento. “Es la primera vez que pasa algo así desde que vivo aquí”, dijo Pérez que vive frente a la propiedad hace unos cinco años.

El vecino aceptó sentirse intranquilo con la serie de incendios provocados presuntamente por el sospechoso Harry Buckhart, de los cuales no ha habido más reportes desde su aprehensión.

Sin embargo, Pérez expresó que le gustaría que hubiera más vigilancia en su vecindario. “Uno nunca sabe lo que la gente es capaz de hacer. Uno vive aquí tranquilo, sin rejas”, concluyó.

Aunque no parece ser el caso de la casa de la calle Yosemite, el jefe de batallón de bomberos de Los Ángeles, Glenn Miyagashima, advirtió sobre los peligros de dejar desatendidos los árboles de navidad.

“En esta semana solamente, hemos recibido 67 llamadas de emergencia relacionadas con incendios de árboles navideños”, aseveró Miyagashima.

Del mismo modo, Miyagashima recomendó a la comunidad seguir las indicaciones para desechar sus pinos navideños, que con las sorpresivas altas temperaturas registradas en los últimos días representan un riesgo de incendio latente.

“Los árboles están muy secos y se incendian muy rápido y con mucha facilidad” completó el oficial Neu.

Las autoridades recomendaron seguir las indicaciones para desechar sus árboles: quitar todos los adornos, cortarlo en tres trozos y ponerlo dentro del recipiente para basura orgánica.

Si no puede cortarlo, puede dejar su árbol en centros de recolección designados, este domingo 8 de enero, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. En la página http://www.lacity.org puede obtener información sobre el centro de acopio de árboles navideños más cercano.