Roosevelt busca bajar tasa de embarazos

Alianza con Planned Parenthood fomenta la educación sexual entre los jóvenes
Roosevelt busca bajar tasa de embarazos
La preparatoria Roosevelt es la única en el distrito escolar que cuenta con una clínica de Planned Parenthood en sus predios.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Gabi Acata, de 18 años, se graduó en junio de la escuela preparatoria Theodore Roosevelt con algo más que un diploma. También estaba esperando un bebé.

Acata se dio cuenta de que estaba embarazada a finales del año escolar y pudo completar sus estudios. Pero este no es el caso de muchas jóvenes de Boyle Heights que quedan embarazadas.

Quedar embarazada y abandonar la escuela es algo frecuente en la preparatoria Roosevelt, que cuenta con una de las tasas más altas de adolescentes embarazadas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

Preocupada por el impacto que esta situación tiene en la educación de las jóvenes, la enfermera de la clínica de salud de la preparatoria Roosevelt se acercó hace tres años a la organización Planned Parenthood y les propuso establecer una alianza especial. Planned Parenthood aceptó y hoy Roosevelt es la única preparatoria en el distrito escolar que cuenta con una clínica de Planned Parenthood.

“Surgió debido a la gran necesidad” señala Serena Josel, directora de asuntos públicos de la oficina en Los Ángeles de la organización nacional sin fines de lucro, que ofrece servicios de salud reproductiva y educación sexual. La escuela “nos pidió que estableciéramos una alianza para garantizar que los estudiantes tengan un mejor acceso a los métodos anticonceptivos”.

Si bien la tasa de natalidad en adolescentes ha descendido en California y en todo el país, las autoridades de LAUSD consideran a la preparatoria Roosevelt como un “punto clave” en lo que respecta a la cantidad de adolescentes embarazadas.

Las estudiantes de la preparatoria Roosevelt tienen una tasa de natalidad mucho más alta que todas las adolescentes de California, con por lo menos 53 nacidos con vida cada 1,000 jóvenes en Roosevelt en el año 2006, en comparación con 37.8 nacidos con vida cada 1,000 jóvenes en todo el estado el mismo año, según la clínica de Planned Parenthood de la preparatoria Roosevelt.

Desde entonces, la tasa de natalidad en adolescentes ha continuado decreciendo en todo el estado. En la actualidad se registran 32 nacimientos con vida cada 1,000 jóvenes, menos de la mitad de las cifras de 1991, según un informe del Departamento de Salud Pública de California del 2009.

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades atribuye este descenso a nivel estatal y nacional a la educación sexual y al acceso fácil por parte de los adolescentes a los métodos anticonceptivos. Además, muchos expertos consideran las políticas de educación sexual de California como las mejores del país. Las latinas, sin embargo, todavía tienen la tasa de natalidad en adolescentes más alta de todos los grupos étnicos, con 50.8% cada 1,000 jóvenes, lo que representa casi el doble que la tasa general de natalidad en adolescentes del estado.

La alianza de Planned Parenthood con la preparatoria Roosevelt intenta llegar a aquellas jóvenes que no tienen acceso a la educación sexual o a los métodos anticonceptivos.

Sherry Medrano, enfermera encargada de la clínica de Planned Parenthood en la preparatoria Roosevelt, comenzó a trabajar en la escuela en 1997. Medrano fue quien comenzó la alianza con la organización. Antes, señala, les daba pruebas de embarazo y les hacía recetas, pero las adolescentes no tenían dinero para pagar por los anticonceptivos. Ahora que Planned Parenthood está en la escuela, los anticonceptivos son gratis.

Hoy día, aproximadamente el 40% de las visitas a la clínica es para obtener anticonceptivos, dice Medrano, mientras que el propósito del resto de las visitas es realizarse exámenes y chequeos de rutina y recibir alguna vacuna. El año pasado la clínica tuvo 2,500 visitas, y esta cifra incluye a las estudiantes que realizaron múltiples visitas.

Si bien Medrano considera que la clínica está haciendo una diferencia, las autoridades escolares no son capaces de brindar información exhaustiva sobre su eficacia. Es difícil obtener cifras, señala Medrano, debido a las leyes de privacidad relacionadas con asuntos médicos y al hecho de que muchas estudiantes también reciben atención en otras clínicas.

Sin embargo, durante los primeros tres años de la alianza, la clínica ha observado un aumento considerable en la cantidad de pruebas de embarazo que realiza. Para Medrano esto habla de la necesidad existente.

La difusión es muy importante para la clínica. Para llegar a las estudiantes, Medrano coloca folletos en los salones de clases y realiza presentaciones a los maestros. La clínica también usa representantes de los adolescentes para hacer presentaciones en el salón sede.

De todas formas, algunas estudiantes continúan sin saber sobre la existencia de la clínica ni incluso de la organización Planned Parenthood.

Cuando el Pulso de Boyle Heights le preguntó a Guadalupe Sandoval, una adolescente embarazada de la preparatoria Roosevelt, si conocía la organización Planned Parenthood que estaba en la escuela, contestó que “nunca había oído hablar de eso”.

En una encuesta en Facebook realizada por el Pulso de Boyle Heights en la que participaron 55 adolescentes locales, 47% de los encuestados contestó que no sabían de la existencia de Planned Parenthood en la preparatoria Roosevelt, mientras que el 42% sí estaba al tanto. El 11% dijo que no conocía a la organización Planned Parenthood. (Para obtener más información acerca de las opiniones sobre el sexo y los anticonceptivos, visite nuestro artículo sobre la encuesta en Facebook en la página 3).

CRÍTICAS DE ALGUNAS IGLESIAS

Los estudiantes no son los únicos en la comunidad que no conocen a la organización Planned Parenthood. Además, hay otras personas que cuestionan su trabajo. Las comunidades religiosas tanto católicas como evangélicas plantean fuertes críticas.

El pastor Joe Guzmán, de la iglesia Rock of Salvation en Boyle Heights, cree que el énfasis de Planned Parenthood es ayudar a sus pacientes a decidir si desean o no detener el embarazo. “Es un programa que ofrece un tipo de orientación que generalmente conlleva al aborto”, señala. Guzmán cree se pueden lograr más cosas si los adolescentes reciben educación sobre la abstinencia.

Medrano señala que la clínica de la preparatoria Roosevelt no realiza abortos ni distribuye la píldora abortiva “del día después”. Si bien muchas estudiantes visitan la clínica para obtener anticonceptivos, Medrano afirma que la abstinencia es siempre la primera opción que se les presenta a los estudiantes.

Acata, que espera un bebé para el mes enero, también se ha vuelto partidaria de la abstinencia. Dice que mantenía relaciones sexuales seguras pero que quedó embarazada al romperse el preservativo. “La única forma de no quedar embarazada”, dice, “es simplemente no tener relaciones sexuales”.