Con multas buscan enforzar seguridad

Operativo en la Línea Azul deja saldo de más de 300 infracciones
Con multas buscan enforzar seguridad
Un agente del Sheriff multa a un conductor en la estación de Florence de la Línea Azul, como parte del operativo de ayer.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Sólo en un tramo de siete millas de la Línea Azul del metro, de las estaciones Florence a Artesia, se han registrado 24 muertes en los últimos diez años. Muchas de esas fatalidades, afirman las autoridades, ocurrieron por peatones y conductores que desobedecieron los señalamientos alrededor de las vías.

En ese segmento del Sur de Los Ángeles, habitado mayormente por latinos y afroamericanos, agentes del Sheriff y de la Policía de Los Ángeles realizaron ayer por la mañana un operativo para reforzar la aplicación de la ley en esa ruta y evitar accidentes y fatalidades.

El resultado: 314 infracciones emitidas en poco más de tres horas (de 7:50 a 11:00 a.m.).

Apenas a la salida de 17 motociclistas de ambas corporaciones de la estación Florence, Ofelia Crisantos recibió una multa por cruzar las vías del tren cuando la barrera de seguridad descendía para evitar el paso. Iba a toda prisa detrás de un autobús y trató de esquivarla.

“[La pluma] no había bajado todavía, pero [los agentes del Sheriff] dicen que sí”, reclamó la mujer que fue sancionada con el pago de 100 dólares. “Es la primera infracción que me dan aquí”, dijo.

El año pasado cerca de 10,000 multas se extendieron por violaciones relacionadas con la seguridad en las líneas de trenes en este condado. Casi la mitad fueron impuestas por agentes en motocicleta, principalmente por ignorar las señales de advertencia, no obedecer las barreras, detenerse sobre los rieles, cruzar ilegalmente las vías y manejar mientras se usa el teléfono celular.

En los últimos seis meses han perdido la vida cuatro personas en las vías de la Línea Azul, que recorre del centro de Los Ángeles a Long Beach. Se trata de dos suicidios, un accidente y una muerte cuya causa aún está siendo investigada por la Oficina del Forense del condado.

“Desafortunadamente, a pesar de nuestros esfuerzos y los de Metro [Agencia Metropolitana de Transporte], el año pasado respondimos a 23 incidentes alrededor de la Línea Azul, que fueron de trenes contra peatones o vehículos”, dijo Holly Pérez, capitana del Sheriff encargada de vigilar esa ruta.

Las autoridades recomiendan a transeúntes y conductores usar “el sentido común” cuando estén cerca de las vías o los trenes. A los segundos, en particular, les aconsejan manejar con prudencia, evitar distracciones, obedecer los semáforos, no parar sobre los rieles y mirar hacia ambos lados antes de cruzar. “Este simple mensaje puede salvar vidas”, subrayó Paul Taylor, subgerente de Metro.

En septiembre de 2010, un hombre que estaba en la plataforma de la estación Florence brincó a los rieles para recoger las monedas que se le habían caído, mientras un tren se acercaba. El operador del tranvía tocó el claxon y presionó el freno de emergencia, pero no evitó golpear al pasajero.

“El tren atropelló al hombre que, afortunadamente, sólo sufrió heridas menores en uno de sus pies. Es un hombre muy afortunado; otros no lo han sido”, señaló Taylor.

Debido a que la cifra de fatalidades ha crecido por los suicidios (en 2011 ocurrieron cuatro en la Línea Azul), Metro pide a los pasajeros no sólo reportar actividades sospechosas, sino a las personas que planean quitarse la vida en los rieles del tren. El teléfono de la División de Seguridad en el Transporte del Sheriff es (323)563-5000.

En el operativo también cayeron conductores sin licencia. Mientras cruzaba los rieles, Raúl Barrios cambió de carril y de inmediato fue detenido por un motociclista del Sheriff.

“Él dice que venía un carro cerca, pero no fue así”, comentó Barrios mientras veía cómo una grúa remolcaba su automóvil. “Cosas que pasan”, expresó ya resignado.