Campaña de Obama lleva esfuerzos a estados batalla

La campaña de "Obama por America" (OFA) ha realizado esfuerzos clave en "estados batalla" o decisivos en la próxima elección

Campaña de Obama lleva esfuerzos a estados batalla
Barack Obama (d), saluda a los asistentes tras pronunciar un discurso en la Universidad de Míchigan, en Ann Arbor, el 27 de enero de 2012.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.- Aunque han hablado de treguas, la guerra entre Mitt Romney y Newt Gingrich se pelea minuto a minuto en Florida. Dinero y ataques han sido la fórmula mágica. Pero en Washington, las portadas con el Presidente Barack Obama riéndose a carcajadas de ambos candidatos ya son comunes, aunque irreales.

No hay duda de que son ingeniosas e incluso divertidas. Cuando Gingrich ganó Carolina del Sur, una curiosa portada recorrió el país con la imagen de Obama riendo con ganas. Ahora incluso, las caricaturas muestran a ambos candidatos republicanos destrozándose, mientas el mandatario sonríe comiendo palomitas.

Pero lo cierto, es que ni el Presidente, ni su campaña parecen quedarse sentados, mientras la máquina electoral republicana domina la primera primaria de importancia latina en el país: Florida.

La campaña de “Obama por America” (OFA) ha realizado esfuerzos clave en “estados batalla” o decisivos en la próxima elección. Los esfuerzos han incluido el reclutamiento de voluntarios, bancos de llamado en español y eventos con organizaciones locales.

Funcionarios dentro de OFA no entregaron cifras específicas respecto a los avances generales alcanzados en Florida, pero fueron enfáticos en el efecto que creen haber logrado a horas de las primarias republicanas.

“OFA ha usado la atención de estas elecciones, como otra oportunidad de crecimiento para nuestra organización en terreno”, dijo un funcionario de la campaña a La Opinión. “Esto incluye 200 eventos para escuchar el discurso del Estado de la Unión. Durante el fin de semana del 28 y 29 de enero realizamos más de 120 actividades a lo largo del estado, incluyendo bancos de llamado, entrenamiento de voluntarios”, aseguró.

Asimismo, la campaña abrió dos nuevas oficinas en St. Petersburg y Boca Raton, alcanzando 11 en total.

Por otro lado, desde julio de 2011, el Partido Nacional Demócrata (DNC) ha lanzado anuncios en español en áreas como Tampa, Orlando y Miami, en donde enfatizan “el compromiso del Presidente Barack Obama con la comunidad hispana”. Entre ellos han mencionado la expansión del programa de seguro de salud estatal para niños SCHIP a 4 millones de infantes, incluyendo hijos de inmigrantes, así como las Becas Pell.

En Septiembre de 2011, DNC lanzó otro comercial en español en radio y televisión en Tampa y Miami, esta vez, con el enfoque de cómo las propuestas de creación de empleo de Obama traerían más puestos de trabajo para los hispanos.

Por otra parte, el mismo Obama viajó a Florida la semana pasada, para promover las iniciativas presentadas en su discurso del Estado de la Unión. En la oportunidad, mientras candidatos como Romney y Gingrich participaban en un foro sobre temas hispanos, el Presidente daba entrevistas a canales de televisión latinos.

A pesar de los esfuerzos, encuestas como las presentadas por Gallup ayer, mostraron una competencia difícil por delante. Una muestra de 837 personas, incluyó estados batalla como Colorado, Florida, Iowa, Michigan, Nevada, New Hampshire, Nuevo México, Carolina del Norte, Ohio, Pennsylvania, Virginia y Wisconsin.

Realizada entre el 24 y 28 de enero, la encuesta mostró que en el contexto de una elección general, Romney obtendría un 48% de los votos, mientras Obama alcanzaría un 47%.

Expertos en elecciones como Thomas Mann del Instituto Brookings aseguran que es muy temprano todavía para medir la influencia de la campaña del mandatario en estados como Florida. “Hay que esperar hasta que la carrera del partido republicano se calme, para darnos cuenta en realidad, si Obama está detrás o delante”, explicó.

Gingrich ha asegurado que seguirá en la competencia, aunque pierda Florida. Eso lo deja como opción viable para los ocho caucus y primarias que se realizarán durante febrero y principios de marzo, para luego llegar al llamado “Super martes”, que se realizará el 6 de marzo. Ahí se definirá el líder del partido republicano en nueve estados.