Los latinos quieren más terreno político

En la mira está el centro y sur de LA; el plan genera amplia polémica

Los latinos quieren  más  terreno político
Mesa Redonda de la Comisión Hispana para la Redistribución de Distritos del Concejo Municipal de LA, en La Opinión
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Consolidada su representación en el Valle de San Fernando, así como en el este y noroeste de Los Ángeles, los latinos ahora quieren ganar terreno político en el sur de la ciudad y crear otro distrito hispano abarcando a Echo Park, East Hollywood y otros barrios del área central.

Estos límites no han sido propuestos por la Comisión de Redistribución de Distritos de Los Ángeles, sin embargo ésta recomienda que los latinos tomen el control de la mitad territorial del Valle, abarquen parte del poderoso centro de la ciudad y conserven su influencia en otras jurisdicciones.

La iniciativa ha surgido del Fondo Mexicoamericano de Defensa Legal y Educación (MALDEF) que ha sometido al panel un mapa donde plantea que el Distrito 13, cuyo concejal es Eric Garcetti, de abuelos mexicanos, se extienda desde East Hollywood hacia el noreste del municipio, llegando a Eagle Rock y Highland Park, actualmente dentro del hispano Distrito 14.

Su idea: mantener dos distritos latinos existentes (1 y 14) y crear un tercero (13).

Este cambio empujaría al distrito de edil José Huízar (14), hacia el sur, abarcando todo el centro de Los Ángeles y el Corredor Alameda, algo que quitaría territorio al Distrito 9, de la afroamericana Jan Perry. A ella le ha incomodado que la Comisión de Redistribución recomiende ceder el Centro Cívico a Huízar.

“Quieren convertir el Distrito 13 en un distrito latino, pero tengo preocupaciones sobre su Distrito 1.Necesitamos analizarlo porque ellos traen a la población latina con ciudadanía a un bajo 50%”, comentó Arturo Vargas, presidente del panel.

“Uno de los problemas que tenemos en la ciudad es que la mitad de la población es latina, pero todavía tenemos una muy alta proporción de hispanos que son menores de edad o no son ciudadanos”, dijo.

Fernando Guerra, director del Centro para el Estudio de Los Ángeles de la Universidad Loyola Marymount, coincide en que la influencia política de los latinos debe extenderse en el Distrito 13 y resalta que definitivamente puede ocurrir en el Distrito 9, donde son el 75% de la población.

“Siento que los latinos que viven ahí necesitan representación”, señaló el catedrático, quien propone ampliar la jurisdicción al oeste del carretera 110, el límite con el Distrito 8, gobernado por el político de raza negra, Bernard Parks.

Así, con más latinos en el 9, se daría pie a “un curul competitivo entre los afroamericanos y los latinos”, explicó Guerra en una mesa redonda que hace unos días se realizó en las oficinas de La Opinión.

Cifras del Censo de 2010 revelan que los latinos en el Distrito 9 conforman el 67% del padrón electoral, por la llegada de casi 25,000 nuevos residentes hispanos durante la última década. La población negra, en contraste, pasó de 5.8% a 5.2% del total en ese período.

Sólo después del Distrito 7, del Valle de San Fernando, el 9 es la jurisdicción de Los Ángeles donde viven más latinos, pero desde 1963 su control político ha estado en manos de concejales negros.

A principios de enero La Opinión cuestionó a Perry, quien aspira a la Alcaldía, sobre si apoyaría la candidatura de un hispano en esa demarcación cuando ella salga del Cabildo en 2013 a lo que respondió que no debería ser un debate de razas, sino de compromisos con la comunidad. “Se trata de una cuestión de quién es más adecuado para el trabajo”, subrayó la funcionaria.

Tanto Vargas como Guerra aseguran que los intereses de los hispanos en esta ciudad (el 48% de sus habitantes) fueron protegidos con los límites recomendados por los comisionados, aunque no son definitivos; aún deben ser revisados por el propio panel, tomando en cuenta los testimonios de los residentes y organizaciones, y por el pleno del Concejo Municipal.

“No creo que nadie esté en desacuerdo con eso”, dijo el profesor Guerra.

En otros vecindarios, en cambio, se desató un mar de protestas por comunidades que terminarían divididas (Hollywood quedaría en tres distritos) o fuera de una jurisdicción. Hasta se ha dicho que se cometió “fraude electoral”. Pero la vicepresidenta del panel, Jackie Dupont-Walker, lo niega, afirmando que “[los mapas] claramente reflejan lo que la gente quiere”.