Disculpa para los deportados

Una pieza de mármol que lleva inscrita una disculpa pública, será develada este domingo en honor a los deportados de la llamada "década de la traición".
Disculpa para los deportados
El evento ha sido organizado por MALDEF.
Foto: Archivo / La Opinion

Una pieza de mármol que lleva inscrita una disculpa pública, será develada este domingo en honor a los deportados de la llamada “década de la traición”.

Se trata de la disculpa formal que el gobierno de California ha hecho por los abusos y arbitrariedades cometidas durante los años 30 a través del programa de deportaciones masivas de ese entonces.

El evento, organizado por MALDEF y que tendrá como presentadora a la actriz Eva Longoria, se llevará a cabo este domingo en LA Plaza de Cultura y Artes, a donde se están convocando para que familiares y sobrevivientes de ese programa de deportación masiva graben en video sus testimonios y comentarios.

El programa de deportación masiva fue establecido por el presidente Herbert Hoover en 1929 como una solución a la Gran Depresión, el cual se extendió por 15 años, tiempo en el que se estima 2.5 millones de personas fueron enviadas a México, de las cuales 400 mil radicaban en California y 60% eran nacidos en Estados Unidos.

Las videograbaciones que se llevarán a cabo este domingo, de 10:30 de la mañana y hasta las 5:00 de la tarde, se mantendrán en el museo de LA Plaza para educar sobre lo sucedido en aquellos años.

Para muchos se trató de un acto anticonstitucional que violó los derechos civiles y humanos de cientos de miles de estadounidenses.

Por ello en 2005 el entonces gobernador Arnold Schwarzenegger promulgó una ley, promovida por el senador Joseph Dunn, para ofrecer una disculpa pública por el papel que jugó el estado en ese programa.

El martes la Junta de Supervisores hizo lo propio al aprobar una moción para también disculparse formalmente.

La supervisora Gloria Molina, quien sometió la moción de disculpa pública, dijo que se hizo porque el condado de Los Ángeles fue parte de esa página negra en la historia del país.

“Sabemos que el Sheriff de ese tiempo fue parte del grupo que mandaron a recoger a personas que eran de herencia mexicana para llevarlos a Union Station y ponerlos en los trenes para regresarlos a México”, mencionó.

Molina reconoció que la historia parece repetirse.

“Porque hoy en día están dividiendo a familias y echando a personas como los veteranos de guerra que han deportado, sabemos bien que no sólo fue una desgracia en los 30, porque en estos momentos el gobierno está deportando a muchos que no los debe tratar de esa manera”, comentó.

Christine Valenciana, hija de una de las deportadas de aquellos años, dijo estar contenta por la resolución del condado y la develación del monumento.

“Mi mamá y la mayoría de las personas con las que he hablado siempren han dicho que no quieren ninguna compensación, sólo quieren que les pidan perdón, es ago que debían haber hecho hace mucho tiempo, pero mi mamá y yo estamos bien contentas”, mencionó.

Para Armando Vázquez, presidente del Centro de Estudios California-México, aunque la disculpa es tardía, era muy necesaria, lo cual debían hacer también la ciudad de Los Ángeles, el departamento de policía y el gobierno federal.

“Es un episodio de la historia que trágicamente se ha mantenido oculto y no se ha enseñado en las escuelas”, comentó Vázquez. “Más de un millón de ciudadanos estadounidenses de origen mexicano fueron deportados o tuvieron que irse por los niveles de racismo y odio, algo que es muy parecido al rechazo de hoy en día. La historia tiende a repetirse”.