Ola antiinmigrante los motiva a buscar la ciudadanía

Discriminación contra los hispanos se ha hecho más fuerte con el alguacil Arpaio.
Ola antiinmigrante los motiva a buscar la ciudadanía
Los latinos ciudadanos en edad de votar suman millones en California.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

GUADALUPE, Arizona – Manuel Ramírez Chavez tiene 64 años y está en Estados Unidos desde los 8. Pero hasta este sábado pasado por la mañana, cuando esperaba su turno para consultar un abogado en la feria de ciudadanía en Mercado de Guadalupe, nunca dio un paso para hacerse ciudadano.

Pregúntele a qué se debe y un nombre sale a relucir.

“Ese mendigo Arpaio que nos arresta. Nunca ha habido tanta discriminación como ahora, el no arresta sino a los mexicanos y hace redadas y no veo que arreste a otras personas, sólo a nosotros”, dice.

Si antes existía o no discriminación en Arizona, la verdad es que nunca antes había sido tan publicitada como desde que Arpaio comenzó a hacer sus redadas y a enfocarse en el tema de la inmigración indocumentada.

El tema se agudizó aún más a partir de 2010, tras la aprobación de la Ley SB 1070 que permite a las autoridades detener a inmigrantes “bajo sospecha” de ser indocumentados.

El alto voltaje del tema y toda la publicidad recibida -negativa en el caso de los medios hispanos- está haciendo que los inmigrantes mexicanos que por años vivieron en paz en Arizona se cuestionen su estatus, y busquen naturalizarse. Está por verse qué tan profundo será el efecto.

“Si vemos que está teniendo un efecto”, comenta Abigail Duarte, coordinadora estatal de Mi Familia Vota, parte del programa nacional Ya es Hora, en el que participan organizaciones de la comunidad y medios de comunicación. “Desde que las iniciamos hemos ayudado entre 800 y 1,200 personas por año en Tucson y Phoenix”.

La población latina en Arizona es significativa: es casi el 30% de la población total. Pero sólo un 16% de los votantes registrados de Arizona son latinos y no siempre votan. Muchos a nivel local citan la desidia, o la afirmación de que “los hispanos no votan” para explicar la proliferación de leyes que consideran racistas y contra la comunidad latina.

Una reactivación del voto latino podría ayudar a cambiar al estado hacia la columna demócrata. En 1996 el demócrata Bill Clinton ganó Arizona por un estrecho margen, luego el republicano George W. Bush, ganó en 2000 y 2004.

Para 2008 cuando el senador de Arizona John Mc Cain se llevó el estado, pero perdió la Presidencia, la diferencia entre el voto anglo y el latino era evidente: las encuestas de salida indican que McCain ganó sobre Obama por 59% a 40% entre la población anglo pero Obama derrotó a McCain entre los latinos, 56% a 41%.

“Yo creo que votando sí podemos hacer algo”, dice Osvaldo Sierra, que después de venir a una feria anterior a hacerse ciudadano, se vio motivado a ser voluntario y ayudar a otros a pasar por el proceso. “Si uno vota puede elegir gobernador, congresista, y otros políticos y así influenciar las leyes”.

Sierra, Ramírez y otros entrevistados estuvieron de acuerdo en que de votar este mes de noviembre lo harán por los demócratas y por Obama.

“Es verdad que Obama no ha hecho mucho por los inmigrantes, pero es que los otros son racistas”, dijo Ramírez. “¿No será que si digo eso no me dejan hacerme ciudadano? ¿No? Ah, pues póngale más”.

?>