En suspenso caso del presunto “terrorista dominicano”

Hasta el 13 de marzo no se sabrán los cargos -si hay alguno- contra José Pimentel

En suspenso caso del presunto “terrorista dominicano”
José Pimentel permanece detenido desde noviembre pasado.
Foto: AP

Nueva York, 29 de Febrero (EFE) – Un gran jurado dará a conocer el próximo 13 de marzo su decisión sobre el caso de José Pimentel, el estadounidense de origen dominicano que planeó atentar contra la ciudad de Nueva York, informó hoy la fiscalía de Manhattan.

De acuerdo con la fiscalía, ese día Pimentel deberá comparecer al Tribunal Supremo de Manhattan, donde un juez le presentará los cargos que haya determinado el gran jurado en este sonado caso.

Igualmente indicó que no habrá una audiencia mañana, como estaba previsto inicialmente, para conocer la decisión del gran jurado.

La fiscalía de Manhattan acusó a Pimentel -que fue detenido en noviembre pasado tras dos años de vigilancia y que recientemente se había convertido al islam- de conspirar para fabricar una bomba con fines terroristas y por posesión de armas para cometer un atentado.

Un gran jurado podría sostener esos cargos, presentar otros o retirar las acusaciones.

Tras su detención se informó que había expresado a sus conocidos su intención de cambiar su nombre por Osama Husein “en honor a sus dos ídolos”, los fallecidos exlíder de Al Qaeda Osama Bin Laden y el exdictador iraquí Sadam Husein.

Las autoridades neoyorquinas se han referido a Pimentel, que permanece en prisión, como un “lobo solitario” que aprendió a fabricar bombas con una revista de Al Qaeda en internet.

Han señalado además que el acusado, que nació en la República Dominicana pero residió la mayor parte de su vida en el barrio de Washington Heights, en el norte de Manhattan, estaba “resentido” por la presencia de tropas de Estados Unidos en Irak y Afganistán.

Si es declarado culpable podría ser sentenciado a cadena perpetua.

El acusado debió comparecer ante ese tribunal a principios de enero, pero sus abogadas, Laurie Cohen y Susan Walsh, que acababan de asumir su defensa, pidieron que la audiencia se retrasara para el primero de marzo para preparar el caso.

Walsh ha señalado que no considera que “éste sea un caso de terrorismo” y rechazó la posibilidad de que llegue a serlo.