Una reforma beneficiosa

Esta semana celebramos el segundo aniversario de la aprobación de la reforma de salud. A pesar que el tema de la salud es uno de los asuntos más importantes para la comunidad latina, la falta de información sobre el mismo es preocupante. De hecho, según una encuesta independiente por la Alianza Herndon, 66% de los latinos dicen que necesitan más información sobre la reforma de salud.

La realidad es que para la gran mayoría de las familias en Estados Unidos, la reforma del sistema de salud es vital. A nivel personal, este ha sido un tema de conversación en mi familia desde hace mucho tiempo.

Cuando era una niña fui testigo de cómo una enfermedad o accidente podía cambiar el curso de todo lo que mi familia había trabajado y el impacto que podía tener en el futuro financiero de mi familia.

A pesar que mis padres trabajaban muy duro, el nacimiento prematuro de mi hermana menor, Nelsy, los llevó a la quiebra. Las deudas médicas eran demasiado altas. El efecto de la bancarrota fue tremendo para la familia; incluso, mis padres ni siquiera podían tener una tarjeta de crédito para casos de emergencia.

Ahora como adulta, este tema me ha seguido no solo en mi vida privada, pero también como profesional trabajando como especialista de campañas para MomsRising.org / MamásConPoder.org. Con más de un millón de miembros, MamásConPoder.org es una organización sin fines de lucro que aboga por políticas relacionadas a la seguridad económica de familias, salud infantil y ponerle fin a la discriminación contra las madres, entre otros asuntos que empoderan a nuestras familias.

La reforma de salud nos ayuda en más de una manera.

Estudios sugieren que latinos, quienes tienen la tasa más alta de personas sin seguro médico a nivel nacional, no están aprovechando las oportunidades de cuidado médico que son gratuitas o de bajo costo. Entre las causas están las barreras existentes en la solicitud de cobertura de cuidado médico, al igual que el miedo y la confusión sobre la complejidad de las reglas de calificación para obtener acceso al seguro médico.

Incluible, en marzo de 2012, había más de tres millones de niños latinos sin seguro médico, de los cuales 1.7 millones calificaban para Medicaid o el programa CHIP, pero sin embargo no estaban asegurados.

Hay muchas provisiones de la reforma de salud que ayudan a latinos y nuestra comunidad tiene que saberlas. Por ejemplo, los niños no serán rechazados para obtener acceso al cuidado médico debido a condiciones pre-existentes como el asma o diabetes.

También, los hijos pueden permanecer en el seguro médico de sus padres hasta que tengan 26 años de edad. Según el censo de 2010, había aproximadamente 18.4 millones de latinos menores de 24 años -casi todos elegibles para permanecer en el seguro de sus padres hasta los 26 años de edad. Esto es algo sumamente necesario debido a que la cifra de desempleo de jóvenes-adultos entre 20 y 24 años es de casi 14 por ciento.

Nadie puede ser expulsado de cobertura y no puede haber límite de vida para cobertura médica -una práctica estándar de negocio que se ha visto en familias.

Las compañías de seguro deben justificar públicamente por cualquier aumento de tasas que sea mayor del 9%. Además, si menos del 80% de los pagos es usado para algo que no sea el cuidado directo, entonces las compañías deben reembolsar el dinero a la gente. Gobiernos estatales tienen el poder de rechazar todos los aumentos de pagos.

Entre los servicios que no requieren pagos adicionales son los exámenes de cáncer como mamografías y colonoscopias, vacunas, presión de sangre y chequeos de colesterol, ayuda para dejar de fumar, pastillas anticonceptivas y detección temprana de depresión.

Aparte, la reforma de salud puede ayudar a las empresas pequeñas latinas a proveer seguro médico a sus empleados para así mantenerlos saludables. Bajo la reforma de salud, negocios con menos de 25 empleados que pagan un promedio anual salarial menor de $50,000 y proveen seguro médico, pueden calificar para créditos tributarios de hasta 35%..

Y esto solo es el principio de la reforma de salud.

En 2014, los estados presentarán sus programas de “intercambio”, el cual promete bajar las tasas de los seguros de salud al punto que todos -incluyendo miembros del congreso- podrán comprar por si mismos sus seguros, tal y como compran su plan de servicio celular.

La reforma de salud es definitivamente un paso en la dirección correcta. Por eso, celebro el segundo aniversario de la reforma de salud y espero su implementación total en el 2014.