Matan al manejador de “Caramelos de Cianuro”

Venezuela tiene uno de los índices de violencia más elevado de la región con 48 muertos por cada 100,000 habitantes

Caracas, 23 de Marzo – El productor musical venezolano Libero Laizzo, mánager del grupo de rock “Caramelos de Cianuro”, fue hallado muerto hoy en una carretera de Caracas tras ser secuestrado anoche, informó la emisora privada Globovisión.

El productor, de 35 años, recibió un disparo en la cabeza al parecer porque “podría haber reconocido a uno de sus secuestradores”, dijo la emisora, versión que luego publicó en su página web.

Portavoces del policial Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) dijeron a Efe que en las próximas horas habría un pronunciamiento oficial sobre el caso.

La Fiscalía General dijo a su vez que nombró a dos expertos para que trabajen con el Cicpc, “quienes se trasladaron al sitio para practicar las primeras experticias y recoger elementos que aporten detalles de interés criminalístico”, destacó en un comunicado.

“Extraoficialmente se conoció que el empresario habría dicho a sus captores que poseía una determinada cantidad de dinero en su vivienda, por lo que los sujetos (…) llamaron a un allegado, a quien supuestamente encomendaron buscar el dinero” y entregárselo, agregó a su vez la emisora privada.

El pago de un rescate fue confirmado por Miguel Ángel González, guitarrista de la banda Caramelos de Cianuro, de gira por México, quien destacó que a pesar de eso “igual lo ajusticiaron”.

En una llamada telefónica a la emisora desde México, González dijo que los integrantes del grupo están “muy impresionados”.

“La única reflexión que tenemos todos es que poco a poco nos están comiendo a todos, todos estamos en una fila, a todos nos va a tocar, es un modo de vida, es un trabajo” de la delincuencia, dijo.

Venezuela tiene uno de los índices de violencia más elevado de la región con 48 muertos por cada 100,000 habitantes.

“No hemos podido romper ese piso duro de 48 muertes por cada 100,000 habitantes; es una tasa muy alta”, admitió en enero pasado el ministro del Interior, Tareck El Aissami.