Barsa en zona prohibida

Milan, en casa, intenta cambiar historia ante el coloso catalán
Barsa en zona prohibida
El mejor del mundo, Lionel Messi, es la referencia obligada del partido entre Barcelona y Milan en el marco de la 'Champions League'.
Foto: EFE

MILÁN, Italia (EFE).- El líder del Calcio, el AC Milan, y el vigente campeón de la Liga de Campeones, el FC Barcelona, chocan hoy en el estadio Giuseppe Meazza, en el primer acto de los cuartos de final de la Champions, por tomar rumbo hacia la final de Múnich.

Será el pulso entre dos equipos que se encuentran en gran momento gracias a sus dos estrellas, Lionel Messi (doce goles en los últimos cinco partidos) y el milanista Zlatan Ibrahimovic (siete en los últimos cuatro), este último exjugador del Barcelona hace dos años y que en la actualidad es la pieza más determinante del Milan.

Los dos equipos pasan por instantes extraordinarios de juego, y llegan pletóricos de fuerzas al choque, que se repetirá después de que ambos midiesen sus fuerzas en la fase de grupos, en la que el Barcelona mostró que estaba ligeramente por encima de su rival, al que derrotó en Italia (2-3), tras un empate (2-2) en el Camp Nou.

Sancionado Mark van Bommel, y apercibido Antonio Nocerino, el Milan no podrá contar con el lesionado Thiago Silva, mientras que Kevin-Prince Boateng y Alessandro Nesta, que estuvieron en el banquillo el pasado sábado, son duda, igual que Robinho. Tampoco jugarán Alexandre Pato ni Ignazio Abate.

El Milan cuenta con un gran balance en su casa en los cuartos de final, ya que en sus catorce participaciones en esta fase no ha perdido nunca, con diez victorias y 4 empates.

“No tenemos miedo”. Esta es la frase que más se oye en las últimas horas en casa de los ‘rossoneri’ ante la cita contra el Barcelona. Incluso el portero del AC Milan, Christian Abbiati, asegura que no teme las genialidades de Messi. “Es el mejor de todos, pero no le tenemos miedo. Salimos completamente igualados”, dijo.

Barcelona tendrá la ausencia del lateral Adriano por lo que Alves, Mascherano, Piqué y Puyol conformarán la línea del fondo, mientras Cesc, Alexis, Messi e Iniesta serán los encargados de llevar angustia a la puerta rival.

El Bayern de Múnich inicia la recta final hacia “su” final, la que se disputará en su propio estadio, en el terreno del Olympique de Marsella, un equipo en plena tormenta que cuenta con Europa como última tabla de salvación.

Los dos equipos llegan a la cita en situaciones muy diferentes. Si los de Jupp Heynckes han reencontrado su mejor juego, los de Didier Deschamps no logran detener la caída libre.

El francés Franck Ribery, que volverá a Marsella, donde militó varias temporadas, Thomas Muller y el holandés Arjen Robben suelen intercambiar posiciones en las bandas lo que hace muchp dañoa los contarrios. Luego Mario Gómez se encarga de meter los goles.

El buen momento hace del Bayern favorito pese a lo cual el presidente del Consejo Directivo, Karlheinz Rummenigge, advirtió que el equipo francés es un rival peligroso.