Detective en caso Bell no se arrepiente

El policía que hizo los primeros disparos asegura que pensó que su vida estaba en peligro

Detective en caso Bell no se arrepiente
Gescard Isnora, centro, junto a los otros dos policías implicados en el caso Bell.
Foto: AP

Nueva York – El detective que hizo los primeros disparos en la balacera de 2006 contra un hombre desarmado en el día de su boda, dijo que él cree que su vida estaba en peligro esa noche.

“No voy a retractarme, no voy a excusarme ni estoy arrepentido. Llegué a ocuparme de lo que hice”, dijo Gescard Isnora a News 4, en sus primeras declaraciones extensas acerca del tiroteo contra Sean Bell. “Yo puedo dormir por la noche. Estoy aquí hablando con usted”, indicó.

Isnora y otros dos agentes fueron absueltos de cargos criminales en 2008 en un juicio sin jurado. El pasado otoño, él fue encontrado culpable de violar las directrices del Departamento de Policía de Nueva York, NYPD, por el uso innecesario de la fuerza, y fue despedido dos semanas atrás por el comisionado de la policía Ray Kelly.

Isnora fue el primero de los uniformados en abrir fuego en noviembre 25 de 2006, disparando 11 balazos. En la balacera de 50 disparos, Bell fue muerto y dos de sus amigos resultaron heridos: Joseph Guzmán y Trent Benefield.

Ningún arma fue hallada, lo que generó protestas y acusaciones de que el NYPD usó fuerza letal demasiado rápido. En el juicio disciplinario contra Isnora en octubre pasado, el fiscal Adam Sheldon describió las acciones de Isnora como “indignantes, inimaginables e injustificadas”.

Sin embargo Isnora, al hablar a News 4, culpó de sus acciones a los hombres que salieron de la despedida de solteros de Bell en el club Kalua en Queens aquella noche.

Isnora, que estuvo en el club en una operación encubierta, dijo que escuchó amenazas de violencia con arma de fuego fuera del club después de que los hombres disputaran con un hombre llamado Fabio Coicou.

“Joseph Guzmán dijo: ‘Ve a buscar mi arma'”, dijo Isnora. “Y hubo otro individuo que dijo: ‘Vamos a joderlo'”.

Isnora dijo que llamó por respaldo y siguió a los hombres cuando corrieron hacia el auto. Pero los otros agentes no llegaron a tiempo e Isnora dijo que sintió que tenía que actuar.

“Yo tenía que detener ese auto. Si yo no detenía ese auto, le iban a disparar a Fabio Coicou. Yo le serví a Fabio Coicou como su última línea de defensa”, dijo Isnora. “Ellos habrían ido a la esquina y definitivamente lo agarrarían”, señaló.

Isnora dijo que sacó su placa de policía y su arma y ordenó al auto que se detuviera. Pero Bell condujo el auto hacia él, dijo Isnora, y lo chocó en la pierna. Bell, según Isnora, condujo el vehículo hacia adelante y hacia atrás varias veces.

“Lo que la gente no entiende es que un vehículo también es un arma. El usó el vehículo. El básicamente quería atropellarme”, dijo el agente.

Segundos después, temiendo que Guzmán sacara un arma, Isnora dijo que abrió fuego.

En su testimonio ante un jurado investigador, Guzmán negó que mencionara arma alguna fuera del club.