Alabama aprueba modificar ley contra indocumentados

La Cámara de Representantes del estado de Alabama aprobó por amplio margen una medida que modifica la controvertida ley HB56 contra los inmigrantes indocumentados, que afronta demandas y ha atizado el debate migratorio en EE.UU..
Alabama aprueba modificar ley contra indocumentados
Los críticos de la ley aseguran que ahuyentará a los inmigrantes fuera del estado.
Foto: Archivo

Washington (EFE).- La Cámara de Representantes del estado de Alabama aprobó por amplio margen una medida que modifica la controvertida ley HB56 contra los inmigrantes indocumentados, que afronta demandas y ha atizado el debate migratorio en EE.UU..

Con 64 votos a favor y 34 en contra, los legisladores de la cámara estatal en Montgomery (Alabama) aprobaron el proyecto de ley, no sin antes suscitar un agitado debate que duró alrededor de cinco horas.

La HB56, inspirada en una similar de Arizona, fue puesta en marcha el año pasado con el objetivo de combatir la inmigración ilegal en el estado.

Pero la ley, además de infundir el temor entre los inmigrantes -tanto legales como indocumentados-, ha provocado daños económicos en el estado de Alabama, demandas en los tribunales y una fuerte campaña de presión por parte de grupos defensores de los inmigrantes.

Un tribunal federal incluso anuló algunas de las partes más polémicas de la ley, promulgada por el gobernador republicano Robert Bentley.

Ante ese panorama, el legislador republicano estatal Micky Hammon presentó la medida para modificar la HB56, que hoy fue aprobada -sin grandes sorpresas- sobre líneas partidistas.

Entre otros elementos, la medida aprobada hoy limita el número de veces que los residentes tendrán que demostrar su estatus legal en Alabama para realizar trámites con el Gobierno estatal, como la renovación de su licencia de conducir o de su matrícula de vehículo.

Además, protege a los agentes policiales de demandas civiles que surjan por las medidas que tomen cuando detienen a personas durante infracciones de tráfico.

También establece una excepción de represalias para iglesias, grupos y organizaciones religiosas, de manera que puedan continuar ofreciendo servicios en la comunidad inmigrante, sin importar su estatus legal.

Además, fortalece las sanciones para quienes violan las leyes de inmigración, permite entablar demandas contra localidades o funcionarios que hacen caso omiso de la ley, y simplifica el proceso de verificación para la obtención de servicios y beneficios públicos.

Sin embargo, grupos defensores de los inmigrantes, que siguieron de cerca la votación de hoy, aseguran que la nueva medida se queda corta a la hora de resolver los problemas de la ley original y que sigue alentando a la discriminación de los extranjeros por parte de la policía.

En ese sentido, Mary Bauer, directora legal de “Southern Poverty Law Center”, un grupo opuesto a la HB56, dijo en un comunicado que, tras el voto de este jueves, queda claro que “tristemente, los legisladores de Alabama han aprendido muy poco de sus propios errores”.

“Como resultado, los contribuyentes, empresarios, agricultores y, en realidad todo Alabama, continuarán sufriendo. Estos legisladores tercamente se niegan a anteponer los intereses del estado a sus propios deseos”, afirmó Bauer.

La medida aprobada este jueves “no hará nada para aliviar la crisis económica y humanitaria que se ha apoderado de nuestro estado debido a la HB56 y Alabama merece algo mejor”, puntualizó la activista.

El Tribunal Supremo de EE.UU. escuchará el próximo 25 de abril los argumentos orales a favor y en contra de la SB1070 de Arizona, que sirvió de modelo para la HB56 pero que, según activistas, la superó con creces.