Dan vuelta al mundo fotos de cadáveres

Las imágenes fueron calificadas como irrespetuosas por Washington
Dan vuelta al mundo  fotos de cadáveres
El secretario de Defensa, Leon Panetta (d) condenó las imágenes.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C. – La Casa Blanca y el Pentágono lamentaron el miércoles las fotografías recién divulgadas en las que aparecen soldados estadounidenses posando junto a cadáveres ensangrentados de insurgentes en Afganistán.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, dijo que se trató de una violación a los “valores centrales” de la nación.

En la Casa Blanca, el vocero presidencial, Jay Carney hizo eco de las declaraciones de Panetta y dijo que el incidente era “reprobable”.

Este fue el incidente bochornoso más reciente para el Pentágono mientras Washington todavía trabaja con el presidente Hamid Karzai para suavizar las relaciones tensas en una guerra de 10 años de duración, cuya estrategia se basa en los esfuerzos estadounidenses para ganarse la confianza y la confianza del pueblo afgano.

En los últimos meses, los soldados estadounidenses se han visto mezclados en la controversia por quemar el libro sagrado de los musulmanes, orinar sobre los cadáveres de rebeldes afganos, y por un soldado que disparó contra 17 afganos, entre otros hechos.

“Me disculpo en nombre del Departamento de Defensa y el gobierno de Estados Unidos”, dijo Panetta durante una conferencia en la sede de la OTAN en Bruselas.

Altos oficiales militares y funcionarios civiles se apresuraron a condenar las acciones de los soldados, que calificaron de repugnantes y un deshonor para otros que han servido en el conflicto. El ejército dijo que abriría una investigación.

Una de las fotos muestra efectivos de la División Aerotransportada 82 posando en 2010 junto con policías afganos y las piernas cortadas de un atacante suicida.

Ese mismo pelotón fue enviado pocos meses después a investigar los cadáveres de tres insurgentes que supuestamente se habían volado accidentalmente y los soldados posaron junto a los restos.

Una foto de ese incidente parece mostrar la mano de un insurgente muerto depositada sobre el hombro de un soldado estadounidense.

Este episodio es uno más de muchos golpes asestados a la imagen de los soldados de EEUU en Afganistán. El más reciente ocurrió el mes pasado cuando un soldado salió de su base y mató a 17 civiles en una aldea de Afganistán.