Tras debate, quieren mostrar poder de voto migrante

Después de un decepcionante debate entre los candidatos a la presidencia de México, en Chicago se preparan acciones.

Afiliados al PAN, PRO y PRD se reunieron en el restaurante Cuernavaca, a ver el debate televisivo de los candidatos a la presidencia de México.
Afiliados al PAN, PRO y PRD se reunieron en el restaurante Cuernavaca, a ver el debate televisivo de los candidatos a la presidencia de México.
Foto: Fabiola Pomareda / La Raza

Chicago.- El migrante no cuenta fue la conclusión de varios de los activistas políticos mexicanos que se reunieron anoche en un restaurante de Chicago a presenciar el debate televisivo entre los candidatos a la presidencia de México.

Algunos simpatizantes de la candidata oficialista Josefina Vázquez Mota vestían camisetas anaranjadas en las que se leía El migrante sí cuenta, quiere presidenta; pero al finalizar la transmisión del debate en el restaurante Cuernavaca, el sentimiento era más bien el contrario.

En este primer debate organizado por el Instituto Federal Electoral (IFE) participaron los cuatro candidatos presidenciales: Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN); el exgobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); el candidato del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador; y el candidato de Nueva Alianza, Gabriel Quadri, y se refirieron a temas de economía y empleo, seguridad y justicia, desarrollo social y desarrollo sostenible.

Líderes del PRI, PAN, Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Chicago y que estuvieron presentes anoche, acordaron discutir la viabilidad de realizar elecciones simbólicas para demostrar el poder del voto de los migrantes y presionar al IFE con miras al próximo debate.

El próximo y último debate será el 10 de junio.

En este debate el migrante fue excluido, dijo Carlos Arango, dirigente del PRD en Chicago y uno de los organizadores de la reunión de líderes que departieron juntos, a pesar de sus diferencias políticas.

Jorge Mujica, activista y exconsejero del IFE, comentó que hay un esfuerzo por hacer aquí un ejercicio serio.

Abramos casillas electorales el 1 de julio e invitemos a votar a los mexicanos aquí. Luego nos llevamos los votos a México y se los dejamos en el patio al IFE, que sea una elección para presionar un poco para que continúe el esfuerzo por la credencialización para el voto en el exterior. No vamos por resultados para ver quién gana aquí; sino para que vean que el voto migrante importa.

Todos acordaron realizar una próxima reunión para discutir la viabilidad de abrir las casillas para votación y de presionar al IFE para que en el próximo debate se incluyan preguntas referentes a la situación de los migrantes mexicanos.

¿ES ESTO UN DEBATE?

Si bien para muchos los debates de este tipo no son para explicar propuestas sino momentos en la estrategia para dar y evitar golpes, se consultó a los espectadores sobre el debate.

Fabián Morales, coordinador político del PRI en Chicago, opinó que tanto López Obrador como Vázquez Mota se dieron contra Peña Nieto.

Están buscando todo lo negativo en vez de lo positivo y no hace falta seguir dividiendo al pueblo con tanta violencia que hay. Sabemos que hubo errores en el pasado; y cuando el licenciado Peña Nieto estuvo con otras administraciones sólo era un joven universitario y hoy se tiene que demostrar que el PRI ha cambiado para bien, insistió.

Por su parte, Salvador Pedroza, representante del PAN en Chicago, se refirió a la exclusión del tema de los inmigrantes y defendió que las preguntas no fueron escogidas por los candidatos; pero aún así éstos debieron haber abordado el tema porque es inaceptable.

De cualquier manera todos sabemos que Josefina Vázquez Mota ha tenido una relación muy cercana con los migrantes, dijo Pedroza.

El escritor Víctor Cortés, consideró que un debate siempre es muy educativo y que le hubiera gustado que el debate hubiese salido en televisión nacional y más personas lo hubieran visto. Creo que es importante que la opinión del migrante mexicano llegue a México, continuó el michoacano, quien vive en Chicago desde 1978.

Creo que México necesita un cambio muy grande y ya hemos tenido a los dos partidos, al PRI y al PAN en el poder por muchos años y ahora México necesita un cambio que nos lleve por otro camino , otro más próspero, apuntó.

LUGAR PRECISO

Reunión sobre voto de los mexicanos en el exterior

Viernes 11 de mayo, 6:30 pm.

Restaurante Cuernavaca (1158 W. 18th St.), Chicago