Continúa aquí

La familia confía que Gustavo Cerati despertará de su coma
Continúa aquí
Gustavo Cerati no ha dado signos de mejora desde su derrame cerebral hace ya dos años.
Foto: Archivo / La Opinión

BUENOS AIRES, Argentina.- El músico argentino Gustavo Cerati cumple hoy dos años en estado de coma y sin avances en su recuperación, aunque su familia confía en que el milagro ocurrirá y el artista despertará.

La tragedia ocurrió cuando el cantante tenía 50 años y conmocionó desde el primer momento a sus colegas y fanáticos de todo el continente, ya que el exlíder de la mítica banda Soda Stereo es uno de los máximos iconos del rock en español.

El 15 de mayo de 2010, Gustavo Adrián Cerati Clark se desvaneció en Caracas, luego de un recital, y comenzó un periplo en una clínica venezolana que terminó el siete de junio de ese año, cuando fue traído de regreso a su ciudad natal en un vuelo sanitario de emergencia.

En Buenos Aires, el artista estuvo internado durante cuatro meses en la Clínica Fleni, especializada en atención neurológica, pero en octubre de 2010 fue llevado a otro centro de menor complejidad ante las escasas posibilidades que terminara recuperándose.

“Infarto extenso en el hemisferio cerebral izquierdo y daño del tronco cerebral secundario”, fue el fatal diagnóstico que dieron a conocer desde el principio los médicos que lo atendieron, dejando escaso margen para el optimismo.

Las hermanas, la mamá, la ex esposa y los dos hijos formaron el círculo íntimo que siguió los pormenores de la atención médica y que se manejó con hermetismo para evitar que el caso cayera en manos de la prensa amarillista.

El blindaje informativo surtió efecto, porque los múltiples rumores sobre la muerte del cantautor o la versión de que había sido víctima de una posible mala praxis en su primera atención con médicos venezolanos no tuvieron una mayor trascendencia.

Cerati no ha registrado ningún signo de recuperación, lo que ha provocado que su excompañero de Soda Stereo, Charly Alberti, advierta que la familia “ya debería dejarlo ir”, es decir, cesar los tratamientos médicos.

Durante este tiempo, la mayoría de las figuras internacionales que vinieron a Buenos Aires visitaron a Cerati o desearon su recuperación, desde Shakira y Alejandro Sanz hasta Joaquín Sabina y Bono, el líder de U2.

En el momento de su accidente, Cerati se encontraba en plena promoción de su álbum Fuerza natural, por el cual obtuvo tres premios Grammy en Estados Unidos y el premio Gardel de Oro en Argentina en 2011.

Los partes médicos son escasos y el más reciente, fechado el 22 de diciembre pasado, reportó que el artista se mantenía “estable clínicamente, sin intercurrencias agudas, en excelente estado nutricional y sin lesiones asociadas”.

El margen para la esperanza es muy acotado, pero la mamá de Cerati, Lilian Clark, ha reiterado que su hijo tiene que despertar y que “hay que esperar porque esta es una enfermedad larga, difícil. No se puede decir un pronóstico, pero yo tengo fe”.

De manera conmovedora, Clark agregó que, pese a su estado vegetativo, “Gustavo está fuerte. Está. Tiene un organismo muy fuerte, muy sólido, que ha pasado unos cuantos eventos difíciles que los ha superado. Pero quiere vivir y va a vivir”.

La semana pasada, justo después de la aprobación de la Ley de Muerte Digna por el gobierno de Argentina, la mujer descartó la posibilidad de pedir el fin de los tratamientos médicos para su hijo.

“Confío en que Gustavo va a salir”, dijo.