Desde Toluca a la UC de Berkeley

Joven mexicana verá su sueño hecho realidad
Desde Toluca a la UC de Berkeley
Martha Mejía cumplirá finalmente su sueño dorado de poder estudiar medicina en una prestigiosa universidad.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Martha Mejía vino desde Toluca, México, sin una visa y sin sus padres, pero con una meta muy alta, estudiar medicina en una prestigiosa universidad

Vino desde Toluca, México, sin una visa y sin sus padres, pero con una meta muy alta, estudiar medicina en una prestigiosa universidad. Finalmente Martha Mejía está a punto de comenzar sus estudios universitarios en la Universidad de California en Berkeley.

Martha y sus dos hermanos dejaron su ciudad natal en el 2009, huyendo de un entorno familiar violento a causa del agresivo carácter de su padre, quien falleció el año pasado.

“La meta era salirse de tantos problemas que había en la familia y buscar una vida mejor”, confesó la joven de 20 años, actualmente estudiante del último grado de la preparatoria Esteban Torres.

Así que para Martha y sus tres hermanos, llegar a vivir al Este de Los Ángeles con su tía Carmen, fue un salvación y una esperanza de tener una vida más tranquila. Pero antes había que dar el paso más indispensable, aprender inglés.

“Las barreras del idioma y de la cultura han sido lo más difícil para mi”, dice la joven de 20 años de edad. “Por no hablar inglés, lo que a otros estudiantes les tomaría media hora a mi me toma dos”, señaló la estudiante para quien el idioma no sería el único reto. Martha ha tenido que enfrentar el hecho de ser una estudiante indocumentada o AB540 como ella misma se describe.

“Al principio me desilusioné un poco porque encontré tantas barreras”, dijo. Pero tanto su prima como las consejeras de la escuela le decían que no tome la situación como una caída sino como un reto.

Una de esas consejeras es Cristina Patricio, coordinadora comunitaria en ese plantel estudiantil.

“Nuestra misión es lograr que la comunidad de este lugar brinde un ambiente de apoyo a los estudiantes”, explicó Patricio.

Comentó sobre Martha que “es una estudiante AB540 y sus dificultades son el doble que las de otros estudiantes; pero su admisión a Berkley habla por si sola de su pasión y determinación”.

“Estudiantes como yo – indocumentados – somos igual o mejores que muchos estudiantes que nacieron aquí”, dijo Martha convencida.

Sobre Berkeley, esta joven mexicana dice que se enamoró desde la primera vez que visitó el campus de la bahía de San Francisco, una de las universidades más prestigiadas de la costa oeste del país y del mundo.

“Me enamoré de su biblioteca y me impresionó la cantidad de libros que tienen. Me da un poco de miedo vivir sola , porque nunca me he separado de mis hermanos, pero se que me iré acostumbrando”, aseguró la estudiante.

Martha obtuvo ayuda financiera para estudiantes AB540 de varias organizaciones , entre ellas la de la organización MALDEF (Mexican American Legal Defense and Education Fund). Y la guía y el apoyo para llegar hasta este momento se lo brindaron organizaciones comunitarias como Innercity Struggle, Escalera de AltaMed y otros programas de las universidades de UCLA y USC que sirven ala comunidad del Este de Los Ángeles.

“Nunca hay que tener miedo de contar tu historia, de compartir que no eres de este país pero demostrar que quieres llegar lejos”, expresó la joven. “Yo encontré más apoyo que barreras para alcanzar mi sueño de ir a la universidad”, concluyó la estudiante, quien ama la diversidad de Los Ángeles y quien aún extraña la comida y los olores de su México.