Tiro directo: La Liga MX del futbol mexicano

De todas las bonitas palabras que usó el ahora presidente de la Liga MX, Decio de María, para describir los nuevos proyectos del futbol mexicano fueron muy pocas las que me convencieron.

En mi punto de vista lo único que logró el directivo fue básicamente comunicar que el torneo tiene un nombre más comercial.

¿Qué tiene de nuevo la Liga MX? Muy pocas cosas. El ‘draft’ no ha dejado de existir, la multipropiedad seguirá, se sigue pensando en dinero antes de lo deportivo, se seguirán jugando dos torneos cortos y como siempre no se dejarán de empalmar las fechas cuando equipos estén involucrados en torneos internacionales como la Copa Libertadores y la Liga de Campeones de la Concacaf.

Hey, pero el nombre suena muy bonito y moderno. Más de una cervecera estará interesada en comercializarlo en sus cartones. Además vuelve el torneo de Copa, que quizás lo único positivo de esta competencia será que jóvenes tendrán la oportunidad de foguearse un poco más.

De María quiere que el arbitraje mejore y que los estadios también pero le faltó explicar exactamente cómo se lograrán esas mejorías.

También expresó que era necesario cuidar más el espectáculo, especialmente al jugador, pero no dijo cómo iban a manejar el tema cuando equipos no respetan los contratos de los jugadores y les dejan de pagar sus salarios en plena competencia.

Un nombre bonito no va a tapar todo lo malo que existe en el futbol mexicano, es como querer tapar el sol con un dedo, y sí, son bonitas las ideas de De María, con buenas intenciones. Pero mientras que no se hagan esfuerzos verdaderos, que en verdad logren cambios positivos, no importa cómo bauticen la competencia, los problemas persistirán.

Según De María los “cambios no se hicieron pensando en el dinero” pero luego de todo lo que dijo en su presentación, curiosamente eso fue de lo único que me convenció, porque he quedado totalmente convencido de que estas modificaciones no tienen ningún otro propósito más que generar mayores ingresos.