Senado votará de nuevo por Aponte para embajada de El Salvador

La abogada ha ocupado el cargo de manera interina hace casi dos años.
Senado votará de nuevo por Aponte para embajada de El Salvador
Mari Carmen Aponte
Foto: archivo

WASHINGTON, D.C.- Hoy por la tarde o mañana, se espera que el Senado intente, por tercera vez, aprobar la nominación de la puertorriqueña Mari Carmen Aponte como embajadora de El Salvador, un cargo que ha ocupado de manera interina por casi dos años.

En diciembre el voto fracasó por 49 contra 37. Aponte necesitaba 60 sufragios. La abogada y consultora independiente ya había experimentado un fracaso en el Congreso hace más de una década, un asunto que aún la afecta.

En 1998 se vio forzada a renunciar a su nombramiento como embajadora de República Dominicana. Senadores como Jim Demint (R-SC) se han escudado en este caso para objetar la nominación. “Su confirmación es motivo de inquietud. No tenemos claro aún por qué ella misma descartó su nominación bajo la administración de Bill Clinton. Hemos pedido reuniones privadas con la Casa Blanca y no ha pasado nada. Merecemos respuestas”, dijo el legislador en diciembre.

Las objeciones a Aponte durante la administración Clinton se basaron en su relación, sostenida hace décadas, con Roberto Tamayo, quien tenía lazos con la inteligencia cubana.

Asimismo, se ha mencionado una columna escrita por Aponte en el diario La Prensa Gráfica, donde defendía la eliminación de prejuicios contra homosexuales.

Líderes puertorriqueños demócratas como el secretario de estado de la isla, Kenneth McClintock, criticaron hoy la actitud del senador Marco Rubio (R-FL), quien necesita el respaldo boricua en su estado. El legislador se opuso a la nominación de Aponte en el primer voto y luego se comprometió a votar a favor y buscar apoyo en su partido, para conseguir un resultado positivo.

“Senador Rubio: usted nos metió en este lío y esperamos que ponga todo en orden y cumpla su promesa”, dijo McClintock.

La oficina del legislador confirmó a La Opinión que Rubio votará a favor. Al ser consultados por la búsqueda de apoyo en otros senadores del partido, insistieron en que los votos estaban listos en diciembre, pero el liderazgo demócrata no programó un tercer voto. Fuentes en el Senado comentaron a La Opinión que tanto la secretaria de Estado, Hillary Clinton, como Aponte, han realizado llamadas durante el día para asegurar los 60 votos. Hasta el momento el triunfo no está asegurado.