Unen redes de telefonía contra Slim

Empresa española y mexicana se unen para competir con el magnate
Unen redes de telefonía contra Slim
La compañía española Telefónica y la mexicana Iusacell van detrás del imperio de Telmex, de Carlos Slim.
Foto: Archivo

Empresa española y mexicana se unen para competir con el magnate

MEXICO, D.F. (AP).- La empresa española Telefónica y la mexicana Iusacell firmaron ayer un acuerdo por el que compartirán las redes móviles de ambas compañías en México, en un intento por ampliar su competencia en su sector dominado por el magnate Carlos Slim.

Telefónica y Iusacell, que en conjunto están por debajo del 30% de participación el mercado, informaron que el acuerdo por un plazo inicial de cinco años implica que cada uno de sus clientes tendrá acceso a la red de telefonía móvil de la otra, con lo cual esperan beneficiar a cerca de 27 millones de usuarios.

El mercado de telefonía celular es dominado por América Móvil, del magnate Slim, que tiene cerca del 70% del mercado a través de su filial mexicana Telcel.

Movistar, la unidad mexicana de la española Telefónica, es la segunda mayor operadora del mercado con un 22% de participación, mientras que Iusacell participa en el negocio de la telefonía móvil con un 4.4%, según un reporte reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Iusacell es propiedad de Grupo Salinas, que también participa en el mercado de televisión abierta con TV Azteca, la segunda cadena televisiva del país.

Juan Abellán, presidente de Movistar en México, dijo que la alianza busca enviar un mensaje a favor de la competencia “y en contra de un monopolio que durante muchos años frenó el desarrollo de México en telecomunicaciones”, en una aparente referencia a Telcel.

El acuerdo fue firmado en momentos en que Iusacell espera la notificación sobre los resultados de una apelación ante el órgano antimonopolios sobre su intención de aliarse con Televisa, la principal televisora del país que buscar incursionar en el mercado de telefonía celular.

Inicialmente la alianza fue rechazada, pero las empresas apelaron.