Exprocurador habla del tema migratorio

Otra prominente voz republicana, la del exprocurador de Justicia Alberto Gonzáles, se unió esta semana a las de grupos religiosos, republicanos latinos y moderados que se han alzado en los últimos meses para clamar por una actitud más realista hacia los inmigrantes y una reforma que proporcione legalidad a muchos indocumentados.

María Leyba de Phoenix protesta contra la ley de inmigración SB1070 en Arizona.
María Leyba de Phoenix protesta contra la ley de inmigración SB1070 en Arizona.
Foto: AP / Matt York

Otra prominente voz republicana, la del exprocurador de Justicia Alberto Gonzáles, se unió esta semana a las de grupos religiosos, republicanos latinos y moderados que se han alzado en los últimos meses para clamar por una actitud más realista hacia los inmigrantes y una reforma que proporcione legalidad a muchos indocumentados.

Durante una entrevista con La Opinión Gonzáles dijo que una reforma amplia que proporcione “algún tipo de estatus legal a los millones de indocumentados” es indispensable para el país.

El controversial ex procurador de justicia entre los años 2005-2007 durante el gobierno de George W. Bush, dijo además que en el tema de las leyes estatales como las de Arizona, Alabama y Georgia, su opinión legal estaría de lado del gobierno federal.

“La inmigración históricamente es un área que pertenece a la autoridad del gobierno federal”, dijo Gonzáles, rompiendo con la jerarquía de su partido, la mayoría de la cual ha criticado al Departamento de Justicia del gobierno de Obama por demandar las leyes de los estados. “Por otro lado, es difícil predecir lo que va a hacer la Corte Suprema (SCOTUS), creo que va a ser muy estrecho el margen de decisión”.

Se espera este mes una decisión de SCOTUS sobre la Ley SB 1070 de Arizona que tenga repercusiones para otras leyes estatales en el país. Gonzáles, como otras voces políticas republicanas, está sugiriendo una reforma que proporcione “legalidad” a indocumentados, mas no necesariamente residencia permanente o ciudadanía. Esto va por la línea de lo dicho anteriormente por Newt Gingrich y también por el senador Marco Rubio, cuya versión teórica –aún no escrita- del “Dream Act”, no ofrecería estatus permanente.

El exprocurador general dijo que aboga por algún tipo de estatus legal para los “15 millones de indocumentados” (cifras de Pew calcula en 11 millones el número de indocumentados) y particularmente para los jóvenes que vinieron por cuenta de sus padres.

“Lo que busco es algo que ofrezca a los jóvenes que lo merezcan, un estatus legal, que no sean deportados. Algunos piensan que debe ser la ciudadanía, yo no necesariamente me enfoco en eso. Lo que me interesa es que se queden aquí, sea con un estatus legal temporal o más permanente”, dijo Gonzáles.

Respecto a la actitud de muchos en su partido respecto a la llamada “amnistía” y la negativa a ofrecer algo que no sea control fronterizo, Gonzáles indicó que “algunas personas en la derecha nunca estarán satisfechos con nada que no sea deportación masiva o auto deportación masiva”.

“Mi esperanza es que el liderazgo del partido (republicano) vea el valor de los inmigrantes para la economía y que desarrolle un sistema que sirva”, dijo Gonzáles. “La realidad es que los necesitamos para sostener nuestra economía, entonces mejor que se queden y lo hagan con un estatus legal”.