Fanáticos festejan el triunfo de los Kings (Fotos)

Miles de personas participaron en el desfile de la victoria de los campeones de hockey sobre hielo
Fanáticos  festejan el  triunfo de los Kings (Fotos)
Miles de personas se dieron cita en el centro de Los Ángeles para festejar ruidosamente el merecido triunfo del equipo local.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Los de hueso colorado, quienes esperaron por 45 largos años, y los que recién abordaron el tren de la victoria, todos fanáticos enfundados en camisetas moradas y negras, perseguían este jueves en el centro de Los Ángeles al dulce sabor de la gloria, representado en la copa Stanley.

Los nuevos monarcas del hockey sobre hielo, el equipo L.A. Kings, presumían el brillante trofeo desde la parte superior de un autobús panorámico, en un breve desfile que ayer al mediodía recorrió la calle Figueroa y concluyó en su casa deportiva, el Staples Center. Miles les aplaudieron.

Pero la emoción de admirar por primera vez en la historia la codiciada copa en la vitrina de un conjunto local de hockey duró poco, unos instantes, por eso los fans guardaron el momento en sus celulares, lo compartieron al mundo a través de las redes sociales y siguieron al convoy del triunfo.

“Ha sido una larga espera”, decía David Rivera, un residente de Bell que llevó a toda su familia al desfile. “Es algo que une a la ciudad”, comentó emocionado. Para él, tuvieron que pasar varios años de su vida para ver coronado al equipo, que ha relevado en su gusto y preferencia, al conjunto de baloncesto Lakers.

Fiesta con Kings en LA

Desde 1966, los Kings no habían ascendido al trono, irónicamente el nombre que le puso quien trajo la franquicia a esta ciudad, Jack Kent Cooke, un canadiense que hizo la mayor parte de su fortuna con varias inversiones en medios de comunicación.

El grupo apenas acarició la copa Stanley en la temporada 1992-93, cuando llegó a la final de la Liga Nacional de Hockey (NHL) y perdió contra los “canadienses” de Montreal. Ese año, según el almanaque del club, el sueño del campeonato extendió la fiebre del hockey por el sur de California.

Las siguientes tres temporadas, sin embargo, resultaron decepcionantes para los seguidores; más tarde, la franquicia cambió de manos y poco después, se fue a la bancarrota.

Fue entonces, a mediados de la década de 1990, cuando el gigante AEG adquirió al equipo y vino la fase de “reconstrucción”.

Ha sido en el Staples Center, arena que comparte con los Lakers y Clippers, donde los Kings han registrado sus mejores entradas. A finales de 2003, congregaron ahí a más de 18,000 personas (asistencia similar a la reportada ayer en la ceremonia que se realizó dentro del recinto), la multitud más grande que ha visto un partido de hockey sobre hielo en California.

“Seguro este año habrá más fans porque ganaron”, anticipaba un hombre que sólo se identificó como Armando. Desde que tenía nueve años, cuando su padre lo llevó a ver un partido de los Kings con boletos regalados, Armando ha seguido de cerca al equipo, sin perderse un sólo partido.

Pero muchos otros que este jueves presenciaron el desfile apenas si identifican a los jugadores. “Vengo del médico y me pasé para acá aprovechando”, comentó Julio Rivas, un salvadoreño que dijo apoyarlos desde hace seis años. Aunque primero están los Lakers, Dodgers y “La Selecta”, como se conoce a la selección de futbol de su país, confesó Rivas.

No extraño, por ello, que en la celebración de los reyes del hielo no hubiera tanta gente como la que festejó los campeonatos de la NBA obtenidos por los Lakers en 2009 y 2010, ni por la inolvidable Serie Mundial de Beisbol que en 1988 ganaron los Dodgers.

“Muchos nos subimos al barco del triunfo”, explicaba Miguel Rodríguez, un residente de Monterey Park que, antes de ir a trabajar, fue a ver el recorrido. Él nunca ha visto un juego de los Kings.

De hecho, se esperaba menos de ellos en la pasada temporada de eliminatorias, donde los Lakers y Clippers acapararon casi toda la audiencia. Cuando las canastas no les favorecieron y ambos fueron eliminados, muchos voltearon hacia los Kings, reyes sin corona hasta la semana pasada.

“Los Kings nunca han tenido fanáticos, porque jugar hockey es muy caro”, explica Rivera, quien dejó de practicar ese deporte desde hace varios años. A sus hijos, dijo, no les ha interesado. “En cambio, a todos les gusta el baloncesto porque lo puedes jugar donde sea”, remató.