No quiere renunciar

Controversial miembro de la mesa directiva del Distrito Unificado Escolar de Compton, Skyy Fisher, se niega a salir

El miembro de la mesa directiva del Distrito Unificado Escolar de Compton, Skyy Fisher, que en una grabación criticó una presunta relación sexual entre un maestro y una estudiante latina, además llamó a Trayvon Martin un “maricón negro” y a la superintendente una “perra”, rechaza renunciar a su cargo.

Sin embargo un grupo de padres de familia han iniciado el proceso de su destitución.

Docenas de padres que hablaron durante la reunión de la mesa directiva el martes pasado criticaron a Fisher, quien había tomado unos días de ausencia voluntaria, pero regresó a su asiento para continuar en su posición.

“Uno no es elegido a un cargo público para después hablar de esta manera”, declaró Carolye Stokes, mientras se dirigía del podio de comentario público a donde estaba Fisher, para darle los papeles de la destitución con el Registro del Condado de Los Ángeles.

Fisher, de 28 años, no respondió al recibir los papeles y miró hacia abajo mientras recibía la crítica.

Dejando su asiento por un momento durante la reunión, comentó a La Opinión: “Entiendo que todo el mundo tiene inquietudes. Pedí la disculpa varias veces y eso es todo lo que puedo hacer”.

La estación de radio en la que hizo los comentarios era un proyecto entre él y colegas de la universidad y tomó el rol de un personaje “para el entretenimiento de la audiencia”, según dijo. “Esos no fueron los sentimientos de Skyy Fisher ni Skyy Fisher el miembro de la mesa directiva del Distrito Unificado Escolar de Compton”.

Agregó, “la comunidad me puso en este puesto y por respeto a ellos, no voy a renunciar. Me pueden retirar si quieren”.

Ese proceso de destitución fue encabezado por las organizaciones NAACP de Compton y Concerned Citizens of Compton. “Ahora que han servido los papeles a Fisher, el próximo paso es recolectar 8,300 firmas de votantes registrados en el Distrito Unificado Escolar de Compton”, dijo Paulette Gipson, presidenta del NAACP de Compton.

“Una destitución nunca ha pasado en Compton, entonces pienso que la gente no cree que puede pasar”, expresó. “Pero vamos a hacer historia”.