La lucha recién empieza

La directiva de inmigración es solo una medida administrativa puede ser derogada en cualquier momento

En ocasiones pierdo la fe en la gente y en las instituciones. Pero cada vez que veo a los “Dreamers” hablar con pasión sobre su causa, sus sueños y su amor por los Estados Unidos, mi fe se revitaliza.

La historia de estos jóvenes tienen casi las mismas características. Estos chicos fueron traídos por sus padres ilegalmente siendo menores de edad, vienen generalmente de hogares pobres, han vivido en vecindarios con un mayor índice de crimen, atendieron escuelas con gran afluencia de estudiantes y limitados recursos, y sin embargo, a pesar de todas las limitaciones han logrado destacarse en la escuela, mantenerse alejados del mal y forjarse un camino hacia la excelencia académica.

En un decisión inesperada el Presidente Barack Obama anunció al país este pasado viernes 15 de junio de 2012, que de manera inmediata se suspende la deportación de los “Dreamers” que cumplan con ciertos requisitos, a saber:

* Haber llegado al país antes de los 16 años;

* Haber vivido en el país de forma ininterrumpida por los últimos cinco años;

* No tener antecedentes criminales; y,

* Graduarse de la escuela secundaria o servir en el ejército.

Bajo esta nueva política del Departamento de Seguridad Interna los “Dreamers” podrán solicitar por una acción diferida que les permitirá obtener un permiso de trabajo, pero sin acceder a ninguna forma de regularización permanente.

Esta disposición administrativa llega como resultado de la lucha de estos valientes jóvenes que decidieron salir de las sombras y hacerle saber al mundo que merecen una oportunidad para integrarse de manera legal a la fibra de la sociedad estadounidense.

Pero esta orden llega también como una movida política del presidente Obama para obligar a los Republicanos, y particularmente a Romney a tomar partido a favor o en contra de una posible ley que salga del seno del Congreso en el futuro; y al mismo tiempo motivar a los votantes hispanos a salir a las urnas en la próxima elección.

Políticamente, sin embargo, la decisión tomada por Obama representa un riesgo. A pocas horas de darse a conocer los detalles de este alivio administrativo, los Republicanos de línea ridículamente dura ya salieron a pedir la movilización de su base para detener la “amnistía”.

Para nuestra comunidad, y particularmente para los “Dreamers” esta es sin ninguna duda una victoria importante, pero estemos claros en algo, esto es sólo un paso, y como medida administrativa puede ser derogada en cualquier momento. La meta final debe ser la aprobación de una ley que conceda a estos jóvenes no solo la opción de vivir y trabajar sin miedo, sino además un camino hacia la ciudadanía.

La lucha recién empieza, de ahora en adelante habrá que ejercer presión sobre el Congreso y además exigir que los efectos de este alivio administrativo se lleven a la práctica y no queden solamente escritos en un papel para fines electorales.

…Jorge Delgado escribe desde Irvine, California. jorgemardelgado@hotmail.comY recuerde, si es ciudadano, regístrese y vote.