Presidente cazavampiros

Dominic Cooper y Benjamin Walker, las dos estrellas de Abraham Lincoln, Vampire Hunter, hablan de este proyecto tan especial donde el presidente es un cazavampiros

Guía de Regalos

Presidente cazavampiros
Abraham Lincoln (centro), encarnado por Benjamin Walker, se enfrenta a un par de vampiros en 'Abraham Lincoln, Vampire Hunter'.
Foto: 20th Century Fox

Abraham Lincoln, quizás el presidente de Estados Unidos más admirado, quien puso fin a la esclavitud en el país y, según Abraham Lincoln, Vampire Hunter, el héroe que detuvo el avance de una legión de vampiros.

El filme, que se estrena mañana, está basado en la novela de Seth Grahame-Smith, el mismo autor de Pride and Prejudice and Zombies, la novela que dio inicio a un subgénero de combinar la literatura clásica (con obras de Jane Austen a la cabeza) o eventos históricos de siglos pasados, con elementos del terror, como los citados vampiros, zombies u hombres lobo.

Otros volúmenes que se han unido a la moda son -y atención a sus títulos- han sido Sense And Sensibility And Sea Monsters y Little Women and Werewolves, aunque solo los dos primeros fueron obra de Grahame-Smith, quien es el guionista de la adaptación cinematográfica de Abraham Lincoln, Vampire Hunter y, también, de la reciente Dark Shadows, dirigida por Tim Burton.

Trailer de Abraham Lincoln: Vampire Hunter

Precisamente Burton (director de títulos como Batman o Alice in Wonderland) es el productor de aquella, que ha realizado el realizador ruso Timur Bekmambetov, cuyo largometraje previo en EEUU fue el exitoso Wanted.

Ambos cineastas disponen de una visión de lo que es el cine muy personal y apasionada, algo en lo que están de acuerdo los actores Benjamin Walker y Dominic Cooper, quienes dan vida al presidente y a Henry Sturgess, respectivamente, este un personaje que suministra consejos a Lincoln con el fin de que el mandatario de la Casa Blanca triunfe en su lucha contra el mal que representan los vampiros liderados por el temible Adam (Rufus Sewell).

“Timur tiene un estilo visual increíble”, explicó vía telefónica a La Vibra Walker, que hoy cumple 30 años. “Pero lo importante en el libro fue el tono y tanto Timur como Tim quisieron que mantuviéramos ese tono y que el chiste estuviera solo en el título. Ahí termina la broma.

Este es un ‘thriller’ de época que resulta que tiene vampiros: pero respetamos a Lincoln y respetamos la historia. Al fin y al cabo lo que es bueno en el libro lo es en la película [y] resulta un poco irritante cuando se acusa a una película de no ser como el libro: la película es la película”.

Tim Burton “no estuvo en el rodaje”, detalló Dominic Cooper, londinense de 34 años. “Era importante para él reconocer que Timur era el director. Uno no puede tener dos directores. La visión [del filme] era la de Timur. Seguro que hubo conversaciones acerca del tono y del ritmo, pero no sobre cómo se tenía que filmar”.

Pero tanto Tim Burton como Timur Bekmambetov “dejan su sello [en sus filmes] y [tienen] sus formas de trabajar”, añadió Walker, visto en filmes como Flags of Our Fathers, aunque su carrera siempre ha estado más centrada en el teatro. Abraham Lincoln, Vampire Hunter, para el actor, “es el testamento de lo brillante que Tim es: él tiene su estilo pero también confía en otra gente que tienen su propio estilo y los apoya”.

A Walker, casado con Mamie Gummer, hija de Meryl Streep, lo que más le entusiasmó al ver el filme terminado fue “lo precioso que todo luce y lo específico de la época: la dirección artística, la fotografía, los vestuarios… todos los que trabajaron en el filme fueron muy estrictos a la hora de crear un momento real determinado en el tiempo”, reveló.

Además, Abraham Lincoln, Vampire Hunter no sigue la estela de cintas de vampiros adolescentes recientes, como Twilight. “Es un regreso al vampiro terrorífico y tradicional. Nuestros vampiros no tienen relaciones sentimentales [risas]: están asentados en una realidad viciosa”, detalló Walker.

“Timur insistió que prestáramos atención a los detalles: cómo son sus vidas diarias, en qué trabajan… Cuando respondes a esas preguntas, los vampiros dejan de ser un género para convertirse en una realidad palpable. Y eso es mucho más terrorífico”, añadió Walker, quien reconoce que su filme de terror favorito es el clásico del cine mudo Nosferatu.

La violencia forma parte del espectáculo visual de la cinta, pero esta no es visceral ni realista. Dominic Cooper -que ha actuado en largometrajes como Mamma Mia! y Captain America: The First Avenger– no tuvo problema con el exceso de sangre (y cabezas cortadas) que se muestran en ella.

“Se trata de una fantasía”, confesó a La Vibra también vía telefónica. “En estos momentos estoy actuando en una película en la que doy vida a una gángster en Nueva York [Dead Man Down] y la violencia es brutal… Pero cuando uno muerde el cuello de alguien [porque es un vampiro], aunque sea por desesperación y supervivencia, es muy distinto”.

“Es muy difícil hoy en día lograr que se haga una película”, intercede Walker, quien da vida a Lincoln desde sus años 20 hasta el día de su muerte a los 56 años, adoptando su pose y tono de voz. “No hay dinero. Es difícil que la gente vaya al cine. Así que entiendo que hayan decisiones concretas con respecto a las clasificaciones de las películas. Pero nuestra película no puede ser PG-13: es una película R a lo bestia”.

Dominic Cooper reconoció que su primera conexión con el proyecto no fue a través de la obra literaria de Grahame-Smith.

“Primero leí el guión y después el libro”, dijo. “Al principio rechacé el guión por el título: no pensé que era algo que quería hacer. Pero tan pronto como empecé a leer acerca del proyecto se me recomendó que leyera el libro y me di cuenta que era algo muy especial”.

Cooper encontró en Henry Sturgess “la conexión” que siempre demanda en un papel. “Se necesita de ella”, aseguró, “con el fin de saber qué vas a añadir al personaje y cómo lo vas a hacer real. Eso es esencial”.