Romney habla de migración ante NALEO

Detalló una reforma migratoria pero no ofreció soluciones concretas a 'dreamers'
Romney habla de migración ante NALEO
Mitt Romney aseguró que es una necesidad moral y económica resolver el problema de la migración indocumentada.
Foto: AP

Orlando, Florida.- El candidato republicano a la presidencia Mitt Romney presentó ayer su visión para una reforma migratoria que, según el, “es una imperativa moral y una necesidad económica” ante la Conferencia Anual de la Asociación Nacional de Oficiales Latinos Electos (NALEO por sus siglas en inglés), en esta ciudad, la primera vez que presenta una visión relativamente amplia sobre el particular.

No obstante, sus propuestas, aún muy generales, dejan todavía en el aire qué hacer con la mayoría de los indocumentados que ya viven en este país, a quienes no se refirió directamente.

Sus ideas para una reforma migratoria incluyen residencia rápida para graduados de matemática, tecnología y ciencias, un programa de trabajadores huéspedes, más inversión en control fronterizo y finalización del muro “virtual”, E-verify mandatorio para negocios y cambios al sistema de inmigración legal que supuestamente “cortarían la burocracia que separa familias” y la misma prioridad para que residentes legales traigan a sus familiares inmediatos que la que reciben los ciudanos.

“Para aquellos que buscan venir a Estados Unidos en la forma correcta, hay que terminar con la pesadilla burocrática que los separa. Como presidente, asignaría Tarjetas Verdes a aquellos que quieren mantener unidas a sus familias. Eximiríamos de los límites a las esposas e hijos menores de residentes permanentes. Y eliminaríamos otros límites burocráticos que separan a las familias”, dijo Romney. Es la primera vez que el republicano habla de una expansión tan significativa en la inmigración legal y cambios en el sistema de visas. Alfonso Aguilar, director del Latino Partnership for Conservative Principles y ex director de la Oficina de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) bajo el gobierno de Bush, dijo que esta expansión podría significar “hasta un aumento del 50% en la inmigración legal” para familiares inmediatos.

Esto, sin embargo, no beneficiaría a familiares que ya están aquí sino a los que buscaran inmigrar legalmente desde sus países. Para que los indocumentados estuvieran incluidos habría que hacer otros cambios en la ley o liberalizar los “waivers” o perdones para legalización de personas que han estado ilegalmente en el país, que se vuelven inadmisibles una vez que salen del país a buscar su vida bajo la ley de 1996.

En cuanto a la directiva de Obama sobre los estudiantes o ‘Dreamers’, Romney dijo que “trabajaría en una solución más permanente”, aunque en su discurso sólo prometió residencia para los que sirvan en las Fuerzas Armadas.

“Una persona que arriesgue la vida para defender a este país se merece tener su vida aquí”, dijo Romney.

Esta es una idea que incorporó Newt Gingrich a la contienda primaria republicana pero que en ese momento otros no apoyaron, aunque Romney en semanas recientes dijo tener la mente abierta al respecto. No obstante, esto beneficiaría en teoría a menos personas que la directiva del presidente Obama respecto a jóvenes indocumentados en la universidad o colegio, a quienes Romney no se refirió directamente ni ofreció una solución.

Más de 1200 políticos y funcionarios latinos, así como expertos y líderes locales recibieron al candidato con más amabilidad que entusiasmo. Su presencia estuvo marcada por aplausos tibios en algunos puntos de su discurso pero más que todo, un amable silencio, inusual en este tipo de eventos.

Romney habló primero sobre la economía, que ha sido y es el tema central de su campaña pero en defencia a las expectativas del uno de los grupos latinos más grandes del país dedicó buena parte de su discurso a presentar su versión de “reforma migratoria”.

“Un sistema efectivo de inmigración puede reforzar nuestra economía, como lo ha hecho desde que fue fundada nuestra nación”, dijo Romney en su discurso, apuntando desde el principio que el presidente Barack Obama no cumplió su promesa de realizar la reforma que hizo a los latinos para ganar las elecciones de 2008.

“Durante dos años, este Presidente tuvo enormes mayorías en la Cámara y el Senado y podía aprobar las políticas que quisiera. Pero no hizo nada para arreglar en forma permanente nuestro defectuoso sistema migratorio”, apuntó el candidato. “Sólo ha actuado al tener una reelección difícil y para tratar de asegurar el voto de ustedes”.

El catedrático y encuestador republicano Darío Moreno dijo al salir del discurso que en su discurso “Romney fue más lejos de lo que había hecho hasta ahora, pero no creo que sea nada que ponga en juego el voto latino. Creo que no hay nada que pueda hacer, luego de lo que dijo en la primaria”.

Por su parte la analista demócrata María Cardona dijo que “el problema es que en ningún momento mencionó que harían con los 11 millones que están aquí, así que asumo que aún piensa que se deben auto deportar”.

Durante la competencia republicana primaria, Romney prometió vetar el Dream Act, dijo que la Ley de Arizona debía ser un modelo para otros estados y apoyó la idea de la ‘auto deportación’ para resolver la presencia de los indocumentados en Estados Unidos.

Alrededor de la web