Boxeo: Marlen Esparza sueña y se obsesiona con el oro olímpico

Ganar la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Londres es la obsesión y motivación de la campeona de boxeo de Houston, pero Esparza también tiene preocupaciones
Boxeo: Marlen Esparza sueña y se obsesiona con el oro olímpico
La boxeadora houstoniana Marlen Esparza se prepara para viajar a Londres donde buscará ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos.
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

Marlen Esparza confiesa que se ha visualizado dormida y despierta ganando la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres y ya tiene planeado exactamente lo que va a hacer para celebrar si logra el objetivo de su vida. Y aunque por el momento esa visión es un secreto que guarda bajo candado en su alma, a la boxeadora houstoniana se le dibuja una gran sonrisa cuando cuenta que las imágenes que corren por su cabeza son espectaculares.

“No le voy a decir a nadie lo que he visualizado pero todos los días me veo ganando la medalla de oro en mi mente, lo pienso tanto que ya es una obsesión y es que necesito soñarlo para poder motivarme, esa ha sido la manera que siempre he enfrentado los grandes retos”, dijo Esparza en una entrevista con RUMBO antes de reportarse al campamento en las instalaciones de la Federación de Boxeo en Colorado.

“Tengo que visualizar mi triunfo para poder convencerme de lo lindo que se va a sentir si logro mi meta. Todos los torneos que he ganado en cada uno me convencí de que iba a triunfar, es más en las derrotas que he sufrido en cada una no me convencí de que iba a ganar antes de la pelea“, agregó Esparza, que estará compitiendo en la categoría de boxeo femenil de las 112 libras.

A estas alturas la preparación mental es igual o más importante que la física y Esparza ya ha comenzado a enfocarse en las Olimpiadas. Pero el camino a Londres tiene sus complicaciones. Por ejemplo, en las últimas semanas tuvo que lidiar con la preocupación de que su entrenador Rudy Silva no iba a poder hacer el viaje por falta de fondos.

“Afortunadamente ya casi hemos logrado conseguir todo el dinero para que Rudy pueda estar conmigo en Londres, pero fue estresante no estar segura de que él iba a poder ir”, contó la pugilista.

Otro problema que surgió recientemente para Esparza es que la Federación aún no determina qué entrenadores van a acompañar a los boxeadores del equipo olímpico y el no saber qué entrenador la va estar esperando en Colorado la tiene preocupada.

“Existe la posibilidad de que el entrenador con el que he estado trabajando en los últimos torneos no sea elegido por la Federación y si es así yo prefiero quedarme en Houston y seguir trabajando con Rudy y mi compañeros de sparring antes de irme a Londres”, explicó Marlen.

El equipo olímpico estadounidense está programado para llegar el 14 de julio a Londres y Esparza comenzará a competir el 5 de agosto.

A estas alturas a Marlen le preocupa que no tenga toda la información sobre la agenda de los entrenamientos y sobre qué tanto acceso va a tener Silva al campamento cuando ya estén en tierras británicas.

“Las Olimpiadas ya están tan cerca y me sorprende que la Federación no nos ha informado de tantas cosas importantes que tienen que ver con nuestra preparación, eso me tiene inquieta. A mí me gusta saber cómo se van a hacer las cosas, no me gustan las sorpresas”, comentó Esparza.

La houstoniana admite que siente presión no solamente por ganar la medalla de oro sino por también ayudar a que el boxeo femenil se gane un lugar permanente en Juegos Olímpicos.

“Creo que todas las mujeres que vamos a participar en el boxeo en estas Olimpiadas tenemos una responsabilidad grande con las generaciones de boxeadoras que vienen atrás de nosotros para que el boxeo femenil siga siendo deporte olímpico y no un deporte que fracasó en quedarse”, concluyó Esparza.