Hispanos dan trucos para enfrentar infierno neoyorquino

Hay hombres que deciden salir sin camisa y mujeres que se van al centro comercial para gozar del aire acondicionado
Hispanos dan trucos para enfrentar infierno neoyorquino
Jennifer Méndez: "Trabajo en una tienda de flores y a veces me meto en las refrigeradoras para mantenerme fresca".
Foto: Ramiro Fúnez / Especial EDLP

Nueva York – Andar en las calles de la ciudad de Nueva York estos días es como caminar sobre una inmensa parrilla. Pero por incómodo que sea el sofocón del verano neoyorquino es algo que los latinos aquí han aprendido a mitigar y han adoptado maneras creativas para refrescarse.

“Yo trabajo en una tienda de flores y a veces me meto en las refrigeradoras para mantenerme fresca”, confesó Jennifer Méndez, una mexicana de Bushwick, Brooklyn.

“Y a veces entro a tiendas sólo para sentir el aire acondicionado, aunque no esté comprando nada”, añadió.

Francisco Rodríguez, residente de Bedford–Stuyvesant, Brooklyn, aprovecha el calor para ahorrar en lavandería, porque se pone menos ropa para reducir el calor.

“A veces salgo sin camisa, o me pongo pantalones cortos a dónde quiera que vaya”, dijo Rodríguez. Añadió que ha visto a otras personas utilizando formas extrañas para mantenerse fresco. “He visto a personas acostadas en el suelo para mantenerse frescos. Así mismo, tiran las toallas en el suelo y se quedan dormidos”, expresó.

Y estos días, muchos tornan el cafecito de la mañana en una especie de helado, y lo acompañan de un vaso con agua.

“Siempre me tomo mi café bien helado y un vasito de agua para mantenerme fresco”, dijo Asere Bello, de East New York, Brooklyn. “No puedo sobrevivir el calor del verano sin mi café helado”, añadió.

La ciudad abrió centros de enfriamiento en todos los condados y abrirá sus piscinas públicas el 28 de junio para aliviar a los residentes durante el calor.