Una mujer con alma de líder

Guajardo-Crossley, una directora desde GM, que le abre el camino a latinos
Una mujer con alma de líder
Alma Guajardo-Crossley recibiendo su Premio Latina Trailblazer que otorga LatinoJustice PRLDEF
Foto: Suministrada

Con una carrera ascendente de 25 años en la industria automotriz, Alma Guajardo-Crossley se ha fijado la meta de abrir camino a otros latinos en difícil mundo de la América Corporativa.

Esta semana Guajardo-Crossley, directora de Iniciativas de Diversidad en General Motors (GM), recibió el Premio Latina Trailblazer que otorga LatinoJustice PRLDEF, una organización nacional que provee a los latinos con recursos legales para superar los obstáculos que frustran sus sueños y limitan sus vidas.

“Este reconocimiento representa mucho para mí”, sostiene Alma Guajardo-Crossly. “Cuando una organización externa aprecia lo que estás haciendo tratando de apoyar a tu comunidad significa mucho, porque a veces no te das cuenta de la diferencia que estás haciendo… Todo lo que hago es sincero”.

Alma Guajardo-Crossly recientemente realizó un taller sobre cómo entrevistarse para un puesto en las grandes corporaciones, señala que los cinco pasos que la llevaron al éxito son mentoría, internados, networking e identificar los recursos disponibles, tales como becas y otros programas para minorías.

Es importante, dice Alma, estar conectado con la gente que ha tenido éxito, pero sobre todo estar siempre accesible.

Se incorporó a GM en 1985 como estudiante del Instituto de Ingeniería y Administración de General Motors (GMI) y obtuvo su diploma de licenciatura cinco años después y recibió su MBA de la Phoenix University en 1997.

En GM ha ayudado a establecer varios programas de educación para estudiantes incluyendo “GM, Creciendo Contigo”, una asociación con LULAC para proveer la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas entre los jóvenes latinos.

“Como latina, estar en esta posición me compromete a ayudar a otros de mi comunidad a alcanzar el éxito”, sostiene Guajardo-Crossley.

Su propósito es que más jóvenes se conviertan en los futuros líderes de esta comunidad en los diferentes sectores de la economía. “Entre más líderes latinos haya es mejor porque no tenemos suficiente liderazgo que entienda nuestra cultura”.

Pero para alcanzar ese éxito, los latinos deben también entender la cultura de la América Corporativa y ser capaces de promoverse a sí mismos. “Si no tocamos nuestro propio claxon no hacemos música”, dice.

Guajardo-Crossly colabora con el Concejo Nacional de La Raza (NCLR), la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC), la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ) y la Asociación Hispana de Colegios y Universidades, entre otros.

“El Censo de 2010 claramente indica que las minorías son el futuro de Estados Unidos y si no educamos a estos grupos Estados Unidos tendrá un problema”, señala Guajardo-Crossly, quien establece relaciones con grupos claves y consultores en las diferentes funciones de GM, incluyendo las áreas de marketing, ventas, relaciones públicas, recursos humanos, compras y planeación de la red de concesionarios para mejorar las metas de diversidad étnica de la compañía.