Republicano sugiere juicio político contra Obama por alivio migratorio

Según el senador por Arizona, Jon Kyl, el presidente no está cumpliendo con su obligación de hacer cumplir las leyes de inmigración de Estados Unidos, que prohíben la presencia y contratación de inmigrantes indocumentados
Republicano sugiere juicio político contra Obama por alivio migratorio
“Por supuesto que siempre cabe la posibilidad de un juicio político. Aunque no creo que en estos momentos se esté hablando de eso”, reconoció Kyl, quien figura entres los líderes conservadores que favorecen una política de “mano dura” contra los indocumentados.
Foto: Archivo / AP

WASHINGTON – El influyente senador republicano por Arizona, Jon Kyl, sugirió hoy entablar un juicio político contra el presidente de EE.UU., Barack Obama, por sus recientes políticas migratorias.

“Por supuesto que siempre cabe la posibilidad de un juicio político”, dijo Kyl durante un programa de radio del líder conservador Bill Bennett, en el que opinó que Obama no merece la reelección en noviembre próximo.

Kyl fue invitado al programa para comentar sobre recientes sucesos en el campo migratorio, incluida la decisión del Gobierno de Obama de suspender la deportación de estudiantes indocumentados de hasta 30 años de edad que entraron al país cuando eran menores de 16.

Según Kyl, el mandatario estadounidense no está cumpliendo con su obligación de hacer cumplir las leyes de inmigración de Estados Unidos, que prohíben la presencia y contratación de inmigrantes indocumentados.

“Si el presidente insiste en seguir ignorando partes de la ley que a él no le agradan, y simplemente no la hace cumplir, el remedio principal a eso es político”, manifestó Kyl.

Esa solución, explicó Kyl, puede venir a través de un juicio político que inicie el Congreso de EE.UU. por “posibles cargos delictivos por negligencia en el cumplimiento del deber”, o mediante un voto de castigo en las urnas.

“Por supuesto que siempre cabe la posibilidad de un juicio político. Aunque no creo que en estos momentos se esté hablando de eso”, reconoció Kyl, quien figura entres los líderes conservadores que favorecen una política de “mano dura” contra los indocumentados.

El lunes, el Tribunal Supremo anuló tres de las cuatro cláusulas más polémicas de la ley SB1070 contra la inmigración ilegal en Arizona y, horas después, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) decidió suspender el controvertido programa federal “287g” en ese estado.

Ese programa permite que la policía local y estatal realice tareas de inmigración, incluyendo el arresto de indocumentados delincuentes.