Fracasan en detener la violencia en Siria

Cita previa a cumbre de EEUU, RU, Francia, Rusia, China y Turquía, sin acuerdo
Sigue a La Opinión en Facebook
Fracasan en detener la violencia en Siria
Secretario general de OTAN no acepta la violencia siria
Foto: EFE

GINEBRA, Suiza (EFE).— La negociación de una declaración conjunta sobre cómo detener el clímax de violencia en Siria, y que debería ser el resultado de una reunión en Ginebra al más alto nivel entre Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Turquía, entre otros, fracasó, reveló ayer el delegado ruso.

La reunión preparatoria del encuentro que en las próximas horas celebrarán en Ginebra los ministros de Asuntos Exteriores de ese grupo de países y en la que participaban funcionarios de alto rango, concluyó sin un acuerdo, señaló el viceministro de Exteriores de Rusia, Gennady Gatilov.

“En Ginebra, los representantes fracasaron en consensuar un documento final a la reunión ministerial sobre Siria”, dijo a través de Twitter, para agregar enseguida que ello se debió a los distintos enfoques al problema

Gatilov explicó que los países occidentales “quieren definir el proceso político que debe tener lugar en Siria, algo que debe ser resuelto por los sirios”.

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Turquía, además de Catar, Irak y Kuwait por la Liga Árabe, así como la alta representante para la Política Exterior de la Unión Europea, fueron convocados por el mediador internacional para Siria, Kofi Annan, con el fin de alcanzar un acuerdo para la aplicación del plan de paz que presentó en abril.

Los seis puntos contenidos en la propuesta de Annan giran alrededor y dependen casi totalmente del cese de las hostilidades, que no han hecho sino intensificarse en las últimas semanas, hasta el punto en que la ONU reconoció esta semana por primera vez que ciertas zonas de Siria están en guerra civil.

Para Annan, el grupo reunido en Ginebra, al que ha llamado “Grupo de Acción para Siria” debería lograr identificar pasos y medidas para asegurar un alto a la violencia.

Para que fuese duradera, los países participantes tendrían que entenderse sobre “una guía y los principios para una transición política”, según Annan.

A ese respecto, fuentes diplomáticas revelaron que el mediador fue incluso más allá y habría presentado una propuesta para la formación de un gobierno de unidad nacional que integre a representantes de todas las facciones actualmente enfrentadas en Siria.

En reacción o adelantándose a los acontecimientos, el Gobierno ruso reiteró que no aceptaría bajo ninguna circunstancia que se impongan recetas de solución política a Siria y adelantó que veía la reunión de Ginebra como una oportunidad de promover el diálogo nacional en este país.

Rusia y China, en menor medida, han sido defensores del régimen de Bachar Al Asad en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde una y otra vez han bloqueado resoluciones en su contra.

A la cita de Ginebra, Rusia había propuesto -y en algún momento planteado como condición a su propia participación- que se invitara a Irán, una idea que chocó con la negativa tajante sobre todo de EEUU y en la que el primero finalmente cedió, aunque no sin insistir en que excluir a Teherán, gobierno aliado de Siria, era un error.

La cumbre ministerial de ayer se celebrará en el Palacio de las Naciones de Ginebra, sede europea de la ONU, y se ha comunicado que cuando concluya Annan y algunos de los ministros que participan en ella se dirigirán por separado a la prensa.