Cuando llegas al medio siglo…

Cuando llegas al medio siglo…
Cuando celebras tus 50 años, algo cambia.
Foto: Photos.com

¿Crees que no te emplean porque tienes más de 50 años? Antes de pensar en discriminación por edad, considera que quizás tu actitud o tu récord personal te estén alejando del trabajo que deseas. Si ya has cumplido la “media rueda” -es decir, los 50 años-, es muy probable que hayas pasado por varios empleos, buenos y malos. Sin embargo, a pesar de haber entrado ya en la madurez, sientes que no es hora de retirarte. Y aunque te consideras muy capaz de trabajar y ganar dinero, has encontrado ciertas experiencias de rechazo laboral.

Es probable que, mientras realizas tu búsqueda de trabajo, te parezca que la bolsa de empleo para las personas de tu edad no es tan amplia y eso, por supuesto, disminuye tu entusiasmo. Pero trata de evitar esa forma de pensar, pues son tu buena actitud y tu energía las que te ayudarán a aumentar tus oportunidades de ser empleado. Antes de comenzar, revisa si alguno de estos elementos podría estar afectando tu avance laboral:

Tus antecedentes. Los reclutadores acuden a Internet para saber si aparece algo negativo sobre ti. Si sabes que tienes “cola que te pisen”, lo mejor es que te adelantes y lo comentes, breve y profesionalmente, durante tus entrevistas de trabajo. Eso te hará lucir responsable y honesto.

Tu crédito. Hay compañías que revisan con profundidad los antecedentes de sus empleados, y un mal historial de crédito podría afectar tu oportunidad. Visita http://www.annualcreditreport.com y solicita tu copia gratis. Si encuentras un error, repórtalo ahí mismo.

La entrevista. Lo recomendable es no hablar mucho sobre el pasado, no mencionar malos jefes o qué tan difícil es encontrar empleo – al contrario, enfatiza tus habilidades, buenas experiencias y logros-.

Tu actitud. De acuerdo a las compañías de reclutamiento, el problema más grave con los mayores de 50 años es que no muestran energía. Para evitar eso, practica tu entrevista con entusiasmo frente al espejo o con algún amigo.

El seguimiento. La persistencia es clave para encontrar empleo. Si ya te sometiste a entrevistas, pregunta que tal te fue, si ya contrataron a otra persona, o si necesitan más tiempo o información de tu parte. ¡Eso demuestra entusiasmo y una actitud positiva!

Tu currículum. Tal vez estás capacitado, pero tu historial no lo transmite. Recuerda que tu resume debe ser conciso, impresionante, claro y estar profesionalmente escrito. Un historial de trabajo es más efectivo cuando está impreso que cuando se envía por e-mail. Si envias así tu currículum, entonces también imprímelo y envíalo por correo.

Finalmente, unos cuantos buenos consejos que te ayudarán a conseguir el empleo que necesitas:

Contrata a un asesor de carreras que te guíe, desde cómo vestir y comportarte en la entrevista, hasta como redactar tu currículum.

Limita tu currículum a dos páginas solamente.

En tu entrevista di por qué eres el candidato ideal para ese puesto de trabajo.

No hables de planes de retiro: eso viene luego de conseguir el trabajo.