Veterano canta ópera para curar sus heridas de guerra

Christian Ellis ha intentado suicidarse 4 veces sin lograrlo. Hoy, la ópera inspira su vida.

Veterano canta ópera para curar sus heridas de guerra
Christian Ellis carga a su perro en su departamento.
Foto: AP Photo / Gregory Bull

Después de regresar de los campos de batalla de Irak, Christian Ellis encontró una única manera de calmar las heridas de guerra en su alma cantando óperas poderosas, canciones inolvidables.

Ahora el exartillero de Marina de 29 años de edad, que ha intentado suicidarse cuatro veces, pone su dolor en el escenario con la que se cree, es la primera ópera escrita sobre la guerra: “Fallujah”

El espectáculo de dos horas es un viaje musical desconcertante en la cabeza.

“Fallujah” se desarrolló en Vancouver, Canadá, en la City Opera de Vancouver, con la ayuda de un dramaturgo, un compositor, nueve actores y una orquesta de 11 miembros en una especie de laboratorio. Se estrena hoy en explore.org/fallujahy se comercializará en las casas de ópera. Es un ejemplo de cómo el trauma de un campo de batalla después de una década de la guerra se perfila como el arte americano de los veteranos que, al igual que un sinnúmero de Ellis, libran una batalla aún más dura en casa contra sus recuerdos espantosos, y la culpa y el dolor de sobrevivir.

El arte en sus diversas formas sirve como una herramienta para los veteranos para readaptarse a la vida civil. Muchos expresan su dolor en películas, libros, obras de teatro, música rap. Los veteranos esperan que, al hacerlo, se fomente el entendimiento en una sociedad en gran medida desconectada de la guerra.

La nueva ópera de cámara es un proyecto de Explore.org, una organización filantrópica de medios de comunicación que es una división de la Fundación Annenberg con sede en Los Angeles. El filántropo Charles Ellis Annenberg se reunió en un retiro para los veteranos con TEPT. Annenberg fue conmovido por el hecho de que un marino de Pendleton, quien había sido entrenado como cantante clásico antes de alistarse en el Ejército, se volvió en cantante de ópera para calmar su ansiedad.

Ellis es un vivo ejemplo de costo humano de la guerra. Su pecho y sus brazos están cubiertos de tatuajes de pernos con manchas rojas que representan a 33 de sus compañeros muertos en combate o por suicidio.

La ópera se abre en un hospital de veteranos de guerra después de que el personaje principal intenta suicidarse.

“Poner fin es el camino más fácil, la salida fácil, ¿no?”, canta el personaje principal.

Y se lamenta: “Yo iba a hacer algo de mí mismo, pero vino la guerra, la guerra hizo, la guerra hizo otra cosa, otra cosa de mí”.

La historia entonces transporta a los espectadores en flashbacks que transportan a Ellis hasta hoy.

Ellis pasó sus años 20 en la guerra de Irak. Fue uno de los primeros marines que invadió Falujah en 2004, considerado como el período más sangriento de la guerra.

Vio estalla a amigos cercanos. Una bomba en el camino le rompió la espalda antes de ser enviado a casa.

Después de salir de la Infantería de Marina ha luchado por mantener un trabajo o una relación. Fue arrestado por asalto en San Diego y terminó sin hogar, durmiendo en los sofás de sus amigos.

Se mudó a Denver desde San Diego a reiniciar su vida después de haber sido encontrado inconsciente en su apartamento en San Diego el año pasado. Trató de suicidarse por cuarta vez con una sobredosis de pastillas para dormir. En la actualidad trabaja como guardia de seguridad con otros veteranos en un bar de Denver y duerme de día. A menudo se siente agitado.

Encuentra paz en el canto mientras limpia su departamento, donde las paredes están decoradas con mensajes inspiradores.

“Cuando canto, es como si la identidad que he estado buscando saliera y tomara el control”, señaló. “Honestamente, olvido mis miedos. Me olvido de mi culpa, mi pesar, del dolor, la traición, las luchas”, afirma.