Conozca al “impuesto” sobre el seguro de salud

Hay dudas de como llamar a la tasa incluida en la ley del presidente Barack Obama que requiere pagar al pueblo si no obtienen el seguro de salud
Conozca al “impuesto” sobre el seguro de salud
La ley de salud de Obama es parecida al plan universal de cobertura que Romney alcanzó como gobernador de Massachusetts y que contiene una sanción por incumplimiento similar.
Foto: AP

WASHINGTON – Se ve como un impuesto, huele como un impuesto, y la Corte Suprema dice que debe ser un impuesto. Pero los políticos de ambos partidos se retuercen sobre la forma de definir la “cosa” en la ley del presidente Barack Obama que requiere a la gente pagar si no obtienen seguro de salud.

El problema para Obama es que, si la “cosa” es efectivamente un impuesto, el Presidente esta aumentando los impuestos sobre la clase media, algo que se comprometió a no hacer.

Si eso suena como una oportunidad para que su rival presidencial republicano Mitt Romney lo critique, no es así de simple.

La ley de salud de Obama es parecida al plan universal de cobertura que Romney alcanzó como gobernador de Massachusetts, que contiene una sanción por incumplimiento similar a la ley federal que se confirmó en el tribunal la semana pasada.

Así que si Obama aumenta los impuestos, Romney también lo hizo.

Las contorsiones han sobrevenido sobre cómo llamar a esta “cosa” del plan de la reforma de salud.

El asesor de Romney, Eric Fehrnstrom, desvió temas de conversación cuando dijo a MSNBC que Romney está de acuerdo con la opinión del juez Antonin Scalia que “muy claramente indicó que el mandato no era un impuesto”.

Esa posición es contraria a los congresistas republicanos que están decididos a comunicar que la “cosa” es un impuesto de Obama.

“El pueblo estadounidense no quiere ir por este camino”, dijo el presidente de la Cámara, John Boehner, republicano de Ohio. “Ellos no quieren que el gobierno les diga qué tipo de póliza de seguro tienen que comprar, y cuánto tienen que pagar por él, y si no te gusta te cobran un impuesto”.

Por otra parte, el líder demócrata de la Cámara Nancy Pelosi, de California, y algunos otros lo han llamado una “multa para los que les gusta viajar gratuitamente”.

“Esta es una sanción para los que les gusta viajar gratuitamente”, dijo el senador Chuck Schumer, demócrata por Nueva York.

Al igual que todo el mundo ama la maternidad y la tarta de manzana, nadie ama a un a alguien que le gusta viajar gratuitamente. Ni los demócratas, ni los republicanos.

Pero los demócratas no se inventaron todo esto.

Hace algunos años, Romney llamó a su propia “cosa” una pena para “los que le gusta viajar gratuitamente”.

Lo que se inicie en el año 2014, será recogido por el Servicio de Impuestos Internos y funciona como un impuesto cuya cantidad depende según los ingresos de las personas que deben pagar.

El gobierno de Obama siempre rehuyó llamarlo un impuesto por la razón obvia de que los aumentos de impuestos son un problema político. Pero, paradójicamente, su ley de salud sólo existe hoy porque el alto tribunal considera el mandato del seguro parte de los amplios poderes del sistema tributario del Congreso, y por lo tanto constitucional.

El tribunal analiza detenidamente todo esto en un sumario escrito por el presidente del tribunal John Roberts.

“La Ley de Salud Asequible describe el “pago de la responsabilidad compartida” como una “sanción”, y no un “impuesto””, dice. “Esa etiqueta es fatal para la aplicación de la Ley contra la Orden Judicial o Anti-Injunction Act. No obstante, no controla si la exigencia de cobrar un impuesto está dentro de la potestad del Congreso. Para responder a esta cuestión constitucional, este Tribunal sigue un enfoque funcional, “sin tener en cuenta la designación de la exigencia y la visualización de su contenido y aplicación”.

En otras palabras, la “cosa” es un impuesto.