Piden no bajar esfuerzos contra el SIDA

Piden no bajar esfuerzos contra el SIDA
Varios portadores del virus se unieron ayer a las marchas en la capital federal.
Foto: AP

Miles marcharon ayer en la capital federal para exigir más recursos con la enfermedad

WASHINGTON, D.C.- Miles de personas marcharon ayer en Washington para pedir que no se reduzcan los recursos y esfuerzos en la lucha contra el SIDA con el lema “manten la promesa”, en medio de XIX Conferencia Internacional del SIDA.

La marcha, que comenzó en un ambiente festivo a la sombra del obelisco en memoria a George Washington, estuvo secundada por activistas por los derechos de los homosexuales y transexuales, así como por miembros de la comunicad negra en Estados Unidos y varias ONGs.

Según indicaron a Efe los organizadores, entre 2,500 y 3,000 personas se unieron a la marcha a través del centro político de la capital estadounidense.

El presentador televisivo Tavis Smiley recordó que es necesario presionar al Gobierno estadounidense para que haga más en la lucha contra el SIDA y “pedirle cuentas” al presidente Barack Obama para que se aumenten los esfuerzos en educación, prevención y tratamiento.

Los asistentes hicieron “una llamada a la acción” en la que pidieron a Estados Unidos que cumpla sus compromisos del plan presidencial de alivio del SIDA en todo el mundo (PEPFAR), que las compañías farmacéuticas bajen los precios de medicamentos y que los países del G20 pongan más fondos para la lucha contra la enfermedad.

La Administración Obama quiere reducir el presupuesto del programa PEPFAR en 2013 en un 11 por ciento, 550 millones de dólares, algo que para las organizaciones civiles representadas en esta movilización supondría un retroceso en los avances alcanzados durante décadas.

Pese a las críticas, la realización de la conferencia en Washington es resultado directo de una decisión de Obama, quien en enero de 2009 puso fin a la prohibición de 22 años para el ingreso a Estados Unidos de personas infectadas con el VIH, y todos los grupos activistas en este asunto valoran positivamente la decisión presidencial.

En un video pregrabado que se emitió a los asistentes por pantalla grande, el arzobispo y premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, dijo que si se rebajan los fondos para la lucha contra el SIDA “se pondrán en peligro 30 años de avances en la lucha contra esta catastrófica epidemia”.

A ritmo de tambores, los manifestantes recorrieron el centro de Washington con el apoyo de personalidades de la comunidad afroamericana estadounidense como el autor Cornel West y el rapero Wyclef Jean.

En la conferencia sobre el SIDA que se extenderá hasta el 27 de julio y a la que asistirán más de 20,000 personas, intervendrá por videoconferencia el presidente estadounidense, al que los manifestantes pidieron un mayor compromiso.

“Los grandes líderes no nacen, se hacen, por lo que debemos pedir cuentas y estar detrás del presidente” para que refuerce las políticas para frenar el alcance del síndrome, indicó Smiley.

Michael Weinstein, presidente de la AIDS Healthcare Foundation (AHF), dijo que el propósito de la movilización es recordar a Obama que “la guerra contra el SIDA no se ha ganado y miles de personas mueren diariamente de la enfermedad”.

Weinstein dijo que no se deben dedicar más recursos a guerras como la de Afganistán y que se pongan en la lucha por detener la enfermedad y permitir que las personas afectadas puedan tener una vida normal y se eduque en tolerancia y convivencia con ellos.

“Los activistas se han vuelto perezosos y no se puede bajar la guardia ni la voz para que se mantengan las promesas dadas en la lucha contra el SIDA”, aseveró el responsable de la mayor organización no gubernamental antiSIDA de Estados Unidos.

Las muertes a causa del SIDA y las nuevas infecciones por VIH se redujeron en 2011 con respecto al año anterior al tiempo que creció en un 20 % el acceso al tratamiento en el inicio de una “nueva fase” de respuesta a la epidemia “con más esperanza”, según datos de Naciones Unidas.

Las muertes por la enfermedad cayeron de 1.8 millones en 2010 a 1.7 millones en 2011, mientras que las nuevas infecciones por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) pasaron de 2.6 millones a 2.5 millones, aunque la enfermedad sigue cebándose en jóvenes y mujeres y continentes como África.

En 2011 había 34.2 millones de personas que vivían con el VIH en el mundo, la cifra más alta registrada hasta el momento debido a la prolongación de la media de vida conseguida gracias a las terapias antirretrovirales.