Español sigue incomunicado

Ángel Carromero está en dependencia del Ministerio del Interior en Cuba
Español sigue  incomunicado
Cientos acompañaban el féretro con Oswaldo Payá, en el entierro que iba al cementerio de Colón en La Habana.
Foto: Notimex

LA HABANA, Cuba (EFE).— La Embajada de España en Cuba no ha podido tener todavía acceso al joven Ángel Carromero a su llegada a La Habana, donde se encuentra en un centro dependiente del Ministerio del Interior.

Fuentes diplomáticas españolas indicaron ayer a Efe que las autoridades cubanas han pedido a la Embajada que la solicitud para ver a Carromero, conductor del automóvil que sufrió el accidente donde falleció el opositor cubano Oswaldo Payá, se tramite ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla.

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, informó ayer en Madrid del traslado a La Habana de Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid.

Las fuentes diplomáticas consultadas por Efe en la capital cubana precisaron que fue en la tarde del viernes (hora local) cuando tuvo lugar el traslado desde Bayamo, la zona del accidente, donde el joven español ha permanecido retenido toda la semana.

El cónsul adjunto español, Álvaro Kirkpatrik, desplazado desde el pasado lunes a Bayamo para ofrecer asistencia consular a este ciudadano español, solo pudo entrevistarse con él ese día, 23 de julio.

Desde entonces y a pesar de haberlo solicitado insistentemente alegando incluso razones humanitarias, las autoridades cubanas no han permitido a los diplomáticos españoles volver a ver a Carromero, ni siquiera a su llegada el viernes a La Habana donde ingresó en el centro de “100 y Aldabó”.

El traslado del joven español se produce después de divulgarse en Cuba un informe de su Ministerio del Interior que afirma que el exceso de velocidad y otros errores del conductor del vehículo causaron el accidente de tráfico en el que murieron Payá y el otro opositor cubano Harold Cepero.

Carromero, Payá, Cepero y el sueco Jens Aron Modig, líder de la Liga Juvenil Cristianodemócrata (KDU) de su país, viajaban juntos el domingo 22 de julio en un coche de alquiler que se accidentó en las cercanías de Bayamo (a más de 750 kilómetros al este de La Habana).

Según el Ministerio del Interior cubano, el vehículo entró a excesiva velocidad en un tramo de la carretera en obras, sin pavimentar y con mucha grava, pero que estaba señalizado al efecto.

El conductor dio un frenazo -una decisión “incorrecta”, según las autoridades cubanas- y perdió el control del coche que giró lateralmente durante más de 60 metros hasta que su parte trasera, donde iban Payá y Cepero, impactó contra un árbol.

Payá murió en el acto, Cepero un poco más tarde ya en un hospital de Bayamo y los ciudadanos extranjeros resultaron heridos leves.

En cuanto al joven sueco, se encuentra desde hace unos días en La Habana retenido por autoridades migratorias cubanas.

El ministro de Exteriores español explicó este sábado en Madrid que la embajada de España ha contratado a un abogado para defender a Carromero y que hasta que no concluya la investigación en torno al accidente -algo que prevé que ocurra el lunes o el martes- no se sabrá si estará imputado.

Sólo en ese momento cabría hablar técnicamente de detención, explicó el ministro.