Preocupa violencia a prensa

EEUU habla de México después del incendio de una sucursal de diario

MÉXICO, D. F. (EFE).— El Gobierno de Estados Unidos expresó ayer su “profunda preocupación” por la violencia contra los periodistas y medios de comunicación en México un día después de que fuera incendiada una de las sucursales del diario El Norte cerca de Monterrey.

“EEUU está profundamente preocupado con los actos de violencia e intimidación que pretenden suprimir la libre circulación de la información. Estamos del lado de los periodistas que arriesgan sus vidas” para realizar sus actividades, declaró en México el subsecretario de Estado de EEUU, Bill Burns.

En un acto celebrado en la Biblioteca Benjamín Franklin en la capital mexicana, el alto funcionario del Departamento de Estado de EEUU ensalzó “el trabajo con coraje de los periodistas en México”.

Recordó que “las comunicaciones libres y abiertas son la piedra angular de la democracia” y destacó, sobre todo, que el papel de los periodistas “es vital” para el desarrollo de una sociedad.

Ayer desconocidos encapuchados atacaron el diario El Norte en San Pedro Garza García, rociaron con gasolina la entrada del edificio y provocaron daños materiales, pero ninguna víctima entre los trabajadores que se encontraban en el inmueble.

Esta acción se suma a la larga lista de ataques contra los medios de comunicación y profesionales de la información, de los cuales más de 80 han sido asesinados desde 2000 a la fecha y varios más están desaparecidos.

El pasado octubre el relator de la ONU para la libertad de expresión, Frank La Rue, aseguró que México “ocupa el primer lugar en violencia contra periodistas en el continente” americano, y “el quinto” en la medición mundial de Naciones Unidas.

Acerca de la relación bilateral en materia de seguridad, Burns dijo que México y EEUU han logrado “un progreso considerable juntos en los años recientes”, al reforzar la cooperación y la lucha contra el narcotráfico.

Respecto a la gestión del presidente mexicano, Felipe Calderón, quien lanzó una estrategia de combate frontal al crimen organizado en diciembre de 2006 y dejará la jefatura de Estado el 30 de noviembre próximo, tuvo palabras elogiosas.

“Admiramos mucho el coraje y la persistencia del pueblo de México y de la Administración de Calderón, y deseamos construir sobre eso en los meses y años venideros”, indicó.

En cuanto a los retos del futuro, señaló que enfrentar “el problema común del narcotráfico y la violencia que genera” continuará independientemente de quiénes gobiernen los dos países.

“Esta no es una asociación que esté construida en líderes individuales o en determinados partidos políticos, o Administraciones”, apuntó.

El subsecretario de EEUU no dejó entrever cuál será el futuro de la Iniciativa Mérida, el esquema de transferencia de tecnología desde EEUU hacia México para combatir al crimen organizado, pero dijo que era “un mecanismo flexible de cooperación” sobre el cual su país desea “seguir construyendo”.

A pregunta expresa sobre si le preocupaba a su país una posible retirada del Ejército de las calles de México después de que deje el poder Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), comentó que el presidente Barack Obama espera que, una vez los resultados de la elección presidencial sean definitivos, “continúe la cooperación”.

Los resultados oficiales dan la victoria al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, pero aún debe ser validados por el Tribunal Electoral. La izquierda ha impugnado los comicios presidenciales al considerar que produjo una masiva compra de votos.

“Hemos progresado en los últimos años (…). Creemos que hay mucho que ganar para nuestros países y sociedades si se continúa ese esfuerzo”, añadió.

Durante su visita de un día a México, Burns ya entrevistó con la secretaria (ministra) de Relaciones Exteriores de este país, Patricia Espinosa, pero no han trascendido detalles del encuentro entre ambos.

El subsecretario estadounidense visitará mañana Colombia en el marco de una breve gira por América Latina.