Desigualdades en niños autistas

Servicios para latinos, afroamericanos y grupos vulnerables con autismo son totalmente diferentes que para el resto de la población.
Desigualdades en niños autistas
Lucila Saccone con su hijo autista, Alejandro Saccone, en su casa de Pico Rivera.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

SACRAMENTO.- Testimonios presentados en el Capitolio Estatal pusieron al descubierto una serie de desigualdades alarmantes en la prestación de servicios para las personas con autismo en las comunidad latinas, afroamericanos y en desventaja en California.

“Estos revelan detalles inquietantes sobre servicios inadecuados en las comunidades en desventaja. El autismo no reconoce fronteras demográficas, tampoco debe ser la ayuda que esté disponible”, dijo el líder del Senado, el demócrata de Sacramento, Darrell Steinberg.

Como resultado Steinberg creó un equipo de trabajo especializado para revisar lo que sucede y a la vez emitir recomendaciones que ayuden a asegurar un acceso justo y equitativo a los servicios relacionados con el autismo.

“Estas desigualdades llaman a un escrutinio inmediato y a acciones correctivas urgentes y por eso establecimos el equipo de trabajo en equidad y diversidad de los servicios de autismo de los centros regionales que proveen recomendaciones específicas para asegurar y acceso justo y equitativo”, explicó.

Las familias e individuos con autismo son apoyadas por los centros regionales financiados por el estado.

Durante la audiencia en el Comité Especializado del Senado, defensores de las personas con autismo y otros interesados comentaron que las desigualdades podrían no ser intencionada pero si coincidieron en que se han exacerbado con la crisis fiscal actual, por lo que requieren atención inmediata.

“Sí tenemos servicios aunque no sé si al mismo nivel que los anglosajones. Lo que creo que sucede es que algunas familias latinas no están bien informadas; o muchas veces el miedo a estar indocumentados los limita a buscar los servicios”, dijo María Calderón cuyo hijo Daniel de 10 años tiene autismo.

“A mi hijo el Centro Regional en Napa le da terapia del comportamiento; y en la escuela recibe terapia del habla y ocupacional”, observó esta madre quien en su bregar por encontrar los apoyos para su hijo consiguió un empleo de medio tiempo en la organización no lucrativa Parents Can (Los Padres Pueden) que justamente ayuda a los padres con niños con necesidades especiales a buscar los servicios que los auxilien.

El equipo de trabajo del autismo está integrado por Areva Martín, una reconocida luchadora en el tema y fundadora de la Red de Necesidades Especiales así como por el doctor Sergio Aguilar-Gaxiola, director fundador del Centro para Reducir las Disparidades en Salud de la Universidad de California (UC) en Davis.

Aguilar-Gaxiola atribuyó las disparidades en el acceso a los servicios en el caso de los latinos a que la información está en inglés, o traducidas a un español no muy claro. O bien a que están en menos contacto con los servicios de salud.

“Esto hace que por ejemplo el autismo que normalmente se manifiesta a los tres años de edad tiende a detectarse en los latinos hasta los cuatro años y medio o hasta los cinco. Y se pierde un tiempo crítico para las soluciones”, opinó.

En términos de tasas de ocurrencia del autismo, los latinos andan a la par que el resto de los grupos étnicos, uno de cada 88 o cada 100 niños lo padecen.

“Lo interesante es que la tasa se ha duplicado y no sabemos por qué. Hay muchos mitos como que sale por las vacunas, la gripa, etc pero no tienen fundamento científico”, comentó.