Al solicitar un permiso de trabajo sepa que no todo lo que brilla es oro

Si está pensando solicitar un permiso de trabajo según el nuevo reglamento del presidente Barack Obama, piénselo dos veces porque le puede salir el tiro por la culata.

La orden ejecutiva del 16 de junio de este año detiene las deportaciones de los jóvenes inmigrantes que vinieron a Estados Unidos de forma ilegal y hace posible para este grupo conseguir permisos de trabajo.

Entre los requisitos para acogerse a este decreto, los inmigrantes deberán tener menos de 30 años de edad, tener un diploma escolar o estar matriculados en alguna institución escolar, haber vivido al menos cinco años en EE UU, haber estado físicamente en el país el 15 de junio y haber llegado al país antes de cumplir los 16 años. También califican los veteranos de las fuerzas armadas de EEUU dados de baja en forma honorable de las Fuerzas Armadas o del Servicio de Guardacostas. Por supuesto, el que solicita un permiso bajo este programa, debe de carecer de antecedentes penales.

Pero no todo lo que brilla es oro. El formulario oficial sale el 15 de agosto e indica que hay que revelar a Inmigración mucha información personal y familiar. Si otros familiares no califican bajo este programa, la información que usted divulgue puede perjudicarles y exponerlos a ser arrestados y deportados.

Recuerde también que este programa solo concede un permiso de trabajo por dos años y nada más: ni ciudananía ni la residencia temporal. Y después de los dos años, ¿qué? ¿Qué pasa si el señor Obama no queda de presidente en noviembre? ¿Será extendido el programa por el señor (Mitt) Romney? No sabe nadie.

¿Y qué pasa si le niegan la solicitud? ¿Puede apelar la decisión? Tampoco lo sabe nadie.

Lo que sí sabemos es que hay mucha posibilidad de fraude por las personas que anuncian en los medios comunicativos que “Sí se puede.”

Antes de entregar su solicitud, consúltelo con la almohada y después con un abogado de experiencia en asuntos de inmigración.

El autor es abogado y ejerce en Los Angeles mb@brennerlex.com.