Roberto Tapia lanza nuevo CD tras muerte de familiar

Roberto Tapia lanza el álbum El muchacho, tras dos años de silencio, y justo tras la muerte de un familiar cercano

Roberto Tapia lanza nuevo CD tras muerte de familiar
Roberto Tapia asegura que no hay competencia entre él y Larry Hernández o Gerardo Ortiz.
Foto: AP

Lo que sería un época alegre se tornó agridulce para Roberto Tapia.

En los días que estaba programado que promocionara su nuevo disco El muchacho, tras dos años de no lanzar una producción de estudio, falleció su primo hermano más cercano.

Las razones de su deceso fue un tema que el cantante sinaloense simplemente no quiso tocar en una reciente visita a Los Ángeles.

Ese duelo lo ha canalizado en un apoyo espiritual. “Por un primo que falleció ahorita tengo un ángel conmigo… Él me está dando fuerzas para seguir adelante, era como mi hermano. Donde él esté prefiero recordarlo como mi hermano. En su momento lo he llorado pero tengo que ser fuerte porque yo soy el pilar de mi familia”, dijo tras comentar que tiene tres hermanos, tres medios hermanos y está muy cercano a sus padres y abuelos maternos.

Lo que para él es una especie de intervención divina, definitivamente le está dando resultados positivos.

El nuevo disco, que salió a la venta el 24 de julio, es el número uno según las listas de Top Regional Mexican Albums y Latin Albums de Billboard. Al enterarse de esta noticia hace unos días, aseguró haberse sentido muy emocionado sobre todo por haber desbancado a los reggaetoneros Wisin y Yandel, que son tan populares entre la juventud del país.

“Cada disco va teniendo madurez, en cuestión de letra, de arreglos”, comentó de la producción inédita.

Asimismo, el primer sencillo de corte romántico Mirando al cielo, goza de gran popularidad en la radio y ocupa el tercer y sexto lugar de las categorías Top Regional Mexican y Latin Songs de Billboard, respectivamente.

Los nuevos 12 temas del disco, que incluyen El mini lic, La posada, Amor perdido y El michoacano, son todos de su autoría y proveen una mezcla de corridos fuertes con canciones de amor.

“Todos son especiales, de vivencias que me han tocado pasar… Me es más sencillo escribir al desamor que al amor”, comentó quien por ahora está soltero pero en busca de una pareja porque no le gusta la soledad.

Con El muchacho, Tapia está comprobando que su éxito no es pasajero y que él maneja su carrera como mejor le parece.

“Yo voy en contra de la corriente. No estoy haciendo lo que todos hacen. Cuando escribo los narcocorridos, me baso en lo que leo”, dijo sobre su estilo de composición.

Uno de estos narcorridos, y el homónimo del disco, habla sobre un importante líder de el cartel de Sinaloa pero sin mencionar un nombre específico.

“Es algo muy normal que la gente está hablando en Sinaloa. No es como la época de Pablo Escobar que nadie decía nada”, argumentó al comparar la situación colombiana en los años 80 con la actual en México.

Pese a la continua situación violenta en su país y secuestros de compañeros cantantes, no teme por su seguridad al ser intérprete de este género. “No en lo personal, porque mis letras [están] muy bien cuidadadas. No ofende a ninguna persona. No incitan a la violencia. No es por miedo, sino la manera de llegar a una carrera grande. Y yo no solo canto corridos, lo que pasa es que tengo público de todo. Yo empecé cantando corridos”, afirmó.

“Yo seguiré haciendo lo que hasta ahora he hecho. Yo no manejo problemas con nadie. Yo manejo historias de estos personajes. Son más amarillistas los noticieros o peor la guerra de Estados Unidos en Irak por petróleo”, añadió.

La fuerza del género regional mexicano la atribuyó a las nuevas propuestas que han tenido en los últimos años cantantes como él, muchos de los cuales son sus amigos y crecieron en el mismo estado mexicano. Entre ellos están Larry Hernández y Gerardo Ortiz. Con ellos, aseguró, no hay competencia. “La música regional mexicana es número uno. Siento que está fuerte esta nueva generación. Soy de la idea de que la unión hace la fuerza”, agregó.

Pero del ritmo conocido como “movimiento alterado”, aseguró que “eso en verdad nunca ha existido”. Y dejó entrever que ese ritmo que algunos de sus colegas aseguran interpretar no contribuyen al ambiente musical.